1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

SPD: Marcando las diferencias

El partido Socialdemócrata alemán (SPD) cerró filas, poniendo la mirada en las elecciones de 2009. Con sólo dos votos en contra aprobó su nuevo programa, que reincorpora el concepto del “socialismo democrático”.

default

Feliz quedó el jefe del SPD, Kurt Beck, con el congreso de Hamburgo.

¿Se impone la izquierda nuevamente en el Partido Socialdemócrata alemán? Así lo advierten al menos sus socios conservadores de la coalición de gobierno, en Berlín. Y esa es la impresión que podría obtenerse a primera vista de lo ocurrido en el congreso del SPD, celebrado en Hamburgo, donde la colectividad aprobó su nuevo programa y brindó amplio respaldo a su presidente, Kurt Beck. Una mirada más atenta revela, sin embargo, que las decisiones adoptadas apuntan más bien a restablecer la cohesión del partido y a cimentar su propia identidad. Identidad un tanto desdibujada en los años en que le correspondió llevar a delante duros recortes sociales, durante el gobierno de Gerhard Schröder, y en los tiempos actuales, en que comparte el poder con los cristiano-demócratas de Angela Merkel.

Discutir no es sacrilegio

De lo que se trataba, en suma, era de cerrar filas y zanjar la pugna entre los sectores reformistas y tradicionalistas del SPD o, dicho en otros términos, entre aquellos que defienden las reformas de Schröder y los que demandan un regreso a las raíces de la socialdemocracia, como defensora de la justicia social. El propio ex canciller Schröder se encargó de evitar que la sangre llegara al río en Hamburgo, dejando en claro que la “Agenda 2010” (nombre con que se conoce su programa de reformas) no es la tabla de los Diez Mandamientos y, por lo tanto, bien puede ser modificada sin que se cometa sacrilegio alguno.

Varias resoluciones se adoptaron en este congreso socialdemócrata, algunas incluso a regañadientes de la cúpula, como la de exigir un límite de velocidad general, de 130 kilómetros por hora, en las autopistas alemanas. La probabilidad de que tal medida se llegue a aplicar es más que remota, de partida porque la CDU de Merkel se opone en forma tajante. Pero el gesto demuestra que las bases han recuperado la iniciativa y el entusiasmo. Por lo demás, para muchos lo principal es, precisamente, marcar las diferencias con los socios de la coalición de gobierno. Sólo así tendrá el SPD la oportunidad de salir bien parado en las elecciones generales de 2009.

El socialismo democrático

SPD-Parteitag, neues Grundsatzprogramm wird vorgestellt

Los socialdemócratas enarbolan de nuevo la bandera del socialismo democrático en su programa.

Realzar el propio perfil es también el cometido primordial del nuevo programa del SPD, aprobado con sólo dos votos en contra en el congreso de Hamburgo. En el documento, que aborda cuestiones de principio, el partido consagra los objetivos de la justicia social, el progreso sostenido y el pleno empleo, entre otros puntos. El concepto del “socialismo democrático” se menciona varias veces en el texto y, según Beck, fue incluido expresamente, “no sólo como una reminiscencia histórica, sino como parte importante de nuestra temática”.

Duras fueron por tanto las réplicas a una declaración de Angela Merkel, quien había comentado: “no necesitamos volver a acordarnos del socialismo, como los socialdemócratas. Tuvimos suficiente socialismo en la RDA”. Según Kurt Beck, quien sostenga que los conceptos de socialismo democrático y libertad se excluyen, actúa en forma “mal intencionada” o no tiene idea de la historia. También el vicepresidente del Parlamento Federal, Wolfgang Thierse, oriundo del Este de Alemania, puso los puntos sobre las íes, afirmando que el hecho de que el régimen de la RDA haya pervertido el concepto de socialismo, no implica que el SPD tenga que abandonar el ideal de una sociedad de personas libres e iguales.

DW recomienda