1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Rusia no es la de antes

Aunque así lo pretenda, Rusia no tiene la misma fuerza que en otro momento exhibió la Unión Soviética, opina la prensa europea de este viernes.

default

Tanques rusos recorren las calles de Georgia.

La crisis entre Georgia y Rusia ha provocado que mucho se hable sobre la posibilidad de que se produzca una nueva guerra fría.

Sobre este tema, el diario británico The Guardian hace la siguiente reflexión: “A la nueva era a la que nos aproximamos le faltan muchos ingredientes para poder ser comparada con la guerra fría. Rusia no es tan poderosa militarmente como la Unión Soviética y su esfera de influencia no es global. Es capaz de proveer armas a Siria o Irán, pero no está en posición de comenzar una revolución en Cuba o Angola. La Rusia de hoy es impúdicamente capitalista. Así que lo mejor sería dejar de imaginarnos una simple batalla entre un sistema autoritario y el Occidente liberal. La sociedad post-soviética, compuesta de muchas etnias distintas, es más compleja. Los conflictos locales deben mantenerse como tales.”

Error ruso

Coincide en este punto de vista el periódico francés Le Figaro: “Si bien Rusia no se cierra a la idea de una guerra fría, la amenaza que representa no es comparable con la del extremismo islámico. Existen coincidencias entre Occidente y Rusia, lo cual abre las vías a la reconciliación. Sin embargo, las provocaciones del Kremlin con el reconocimiento a Osetia del Sur y Abjazia no pueden pasar inadvertidas. Por supuesto, los países occidentales cometieron un error al sellar la autonomía de la provincia serbia de Kosovo. Pero Vladimir Putin y Dimitri Medvedev, a quienes el destino de las minorías les tiene sin cuidado, comenzaron una lucha por el poder que la Unión Europea no puede darse el lujo de perder. Es de esperarse que la diplomacia y las presiones de tipo económico lleven a los rusos de nuevo hacia la cordura."

Los oligarcas salen ganando

Igualmente ecuánime es el análisis del rotativo rumano Evenimentul Zilei: “La mayoría de las ganancias por exportación de materias primas rusas van a dar a manios de oligarcas, mientras que la mayoría de la población se enfrenta a la pobreza. Por ello, una forma de meter en dificultades al Kremlin consistiría en investigar la legalidad de los negocios de aquellos oligarcas rusos que viven en Occidente. Ello orillaría a Moscú a mejorar sus relaciones con el resto del mundo. A corto plazo, es importante que los miembros de la OTAN y de la Unión Europea por lo menos simulen unidad ante este reto.”

Cumplir el plan de paz

Desde Oslo, el diario Aftenposten opina de modo análogo: “Rusia ha lanzado un reto a sus vecinos, tanto de Oriente como de Occidente. Seguro que el país es rico y poderoso, pero no tanto como para poner en jaque a las instituciones mundiales, al derecho internacional y a sus propios vecinos. Al hacerlo, Rusia caería en el intento. Uno podría esperar que estas conclusiones encuentren buen puerto en Moscú, y que se abra la salida a la espiral en que se encuentra la política internacional de seguridad. El primer paso es que Rusa acepte y lleve a cabo, tal y como está, el acuerdo de paz para Georgia.”

DW recomienda