Pesca sostenible: un buen negocio | Ecología | DW | 14.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Pesca sostenible: un buen negocio

Un estudio revela que permitir que las poblaciones de peces se regeneren reportaría a largo plazo más ganancias a la industria pesquera. Pero las reglas de la UE no son suficientes para incentivar una pesca sostenible.

Las cuotas de pesca de la UE no han resulto el problema de la sobrepesca.

Las cuotas de pesca de la UE no han resulto el problema de la sobrepesca.

Las aguas de Europa son las más afectadas de todo el planeta por la sobrepesca. Puede que la industria pesquera piense que está haciendo ahora un gran negocio, pero un estudio presentado por la Fundación Nueva Economía (NEF por sus siglas en inglés) revela que la mala administración de los recursos pesqueros le costará miles de millones a dicha industria.

Los autores del informe llegan a la conclusión de que si se permitiera a las 43 especies estudiadas recuperarse y luego se pescara buscando el máximo rendimiento sostenible -es decir, si se respetaran los máximos volúmenes de pesca sostenibles en forma indefinida-, las compañías pesqueras podrían obtener más de 3,5 millones de toneladas adicionales de pescado anualmente. Ello incrementaría sus ingresos en unos 3.200 millones de euros y podría generar más de 100.000 nuevos empleos en barcos y plantas procesadoras.

Fisch wird teurer - Einkaufspreise steigen drastisch

La pesca genera puestos de trabajo no sólo en el mar.

“Siempre se puede aumentar la pesca trabajando más duro, construyendo más barcos pesqueros. Pero los beneficios rápidamente serán superados por los costos de largo plazo”, dice Rupert Crilly, uno de los autores del informe. “La solución es muy simple. Debemos reducir la pesca. Debemos pescar menos”, afirma.

Europeche, un grupo de cabildeo de la industria pesquera europea, no se mostró impresionado por el informe. “No necesitan estudiar nada para obtener esos resultados”, dice Javier Garat, presidente de la organización, añadiendo: “Es obvio; si hay más peces, habrá más pescadores y barcos, y habrá más empleo”.

Política en desarrollo

A Garat le preocupa el énfasis en el máximo rendimiento sostenible. Indica que durante décadas la Comisión Europea ha instado a la industria a mantener “límites biológicos seguros”, dirigidos a prevenir que colapsen los stocks de peces, sin alcanzar necesariamente niveles máximos. La política pesquera de la UE está siendo discutida en el Parlamento Europeo.

“Hemos cumplido las regulaciones, hemos cumplido los planes de administración y hemos alcanzado los objetivos antes trazados”, dice Garat, acotando: “Ellos han cambiado las reglas en mitad del juego. Nosotros lo hemos aceptado. Y estamos avanzando en esa dirección”.

Sin embargo, el informe del NEF manifiesta el temor de que ello no sea suficiente. Crilly indica que cuando una población de peces comienza a declinar en otra región, la pesca debe detenerse de inmediato. Pero la reforma propuesta sólo insta a una reducción gradual de la pesca en tal caso, lo cual, según el investigador, no tiene sustento científico.

La pesca artesanal no es el problema.

La pesca artesanal no es el problema.

Oliver Drewes, portavoz de la comisaria de Pesca de la UE, María Damanaki, admite que la política europea en esta materia está aún en proceso de desarrollo. “El objetivo de la Unión Europea es una política con una base completamente científica” señala, agregando que el objetivo sería eliminar las negociaciones de cuotas anuales y basar los niveles de pesca por entero en conceptos como el “máximo rendimiento sostenible”. No obstante, reconoce que “todavía queda un largo trecho por recorrer”.

Según Crilly, su equipo ha descubierto que las cuotas de pesca fijadas por los ministros europeos en las reuniones anuales en Bruselas superaban los niveles recomendados por científicos en el 68 por ciento de los casos. “Hay evidencias de subsidios otorgados a prácticas de pesca muy destructivas, al igual que a operadores que tenían récords criminales. Es necesario poner fin a estas prácticas”, afirma el investigador del NEF.

“Un bien público”

Tanto Crilly como Drewes creen que la propuesta de la Comisión será diluida en el proceso de negociación en el Parlamento Europeo. “Es una discusión muy acalorada, pero necesitamos que salga bien y pronto”, afirma Drewes, puntualizando: “Por eso necesitamos mucha presión pública, mucha voluntad de cambio y un buen equilibrio entre los intereses de la industria pesquera y los de la sociedad, al igual que el reconocimiento de que los peces son un bien público”.

Autor: Holly Fox /ERS

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda