Greenpeace tiene un nuevo barco de lucha | Ecología | DW | 20.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Greenpeace tiene un nuevo barco de lucha

El Rainbow Warrior III es un barco ecológico construido gracias al aporte de más de cien mil donantes. Aprovecha la energía eólica y está diseñado para ahorrar combustible.

La ONG ecologista cumplió 40 años y los celebra con barco nuevo.

La ONG ecologista cumplió 40 años y los celebra con barco nuevo.

En el astillero de Fassmer, en Alemania, fue botado el 14 de octubre el nuevo buque insignia de la ONG Greenpeace, el Rainbow Warrior III. El barco, fabricado según las necesidades expresas de la internacional ecologista, costó 40 millones de euros y tiene una velocidad máxima de 15 nudos, el doble de su antecesor. A bordo tiene cuatro lanchas inflables y un helicóptero, puede transportar un máximo de 34 tripulantes y reemplaza a una nave que ya tenía medio siglo de vida.

"Con nuestro nuevo barco seremos capaces de enfrentar en primera línea los crímenes medioambientales", dice el sitio web que Greenpeace habilitó para informar sobre la construcción del barco, cuyos fondos fueron obtenidos mediante donaciones directas, una subasta de arte en Nueva Zelanda y la compra a través de internet de las piezas e instrumentos que necesitaba la embarcación para cumplir su objetivo.

Siguiendo la línea de Greenpeace, el barco cuenta con cinco velas cuyos mástiles alcanzan los 54 metros de altura. Con ellas podrá aprovechar la fuerza del viento. También como una manera de utilizar bien los recursos, el "Rainbow Warrior" cuenta con una planta que potabiliza el agua del mar y con un motor eléctrico que puede ser usado cuando las condiciones atomosféricas sean adversas. La idea es que el barco, construido en Holanda entre el 2009 y el 2011, utilice la menor cantidad posible de combustibles contaminantes.

El nuevo barco fue botado en Alemania en presencia de Kumi Naidoo, director de Greenpeace international (AP Photo/Frank Augstein).

El nuevo barco fue botado en Alemania en presencia de Kumi Naidoo, director de Greenpeace international.

Antecesores: hundido uno, regalado el otro

El Rainbow Warrior III, de color verde y con un arcoiris como símbolo, es el primer barco que la ONG construye exclusivamente para luchar contra el crimen medioambiental. Anteriormente los miembros de Greenpeace habían comprado dos embarcaciones, las que tuvieron dispar suerte en sus batallas. El primero fue hundido en un ataque que tuvo repercusiones internacionales y el segundo, dado de baja.

El Rainbow Warrior I fue destruido en 1985 por agentes secretos franceses en Nueva Zelanda, que buscaban así evitar que la ONG llegara a las cercanías de Mururoa para protestar contra los ensayos nucleares que se realizaban en el atolón. Y el Rainbow Warrior II, comprado con la indemnización que pagó Francia por la destrucción del primer "Warrior", fue dado de baja tras 52 años de servicio, 22 de ellos a Greenpeace. Su nuevo destino a partir de agosto de 2011 es convertirse en el barco hospital de la ONG bengalí Friendship.

"Con el 'Rainbow Warrior III' seguiremos activos en la lucha contra la destrucción del medio ambiente. Este nuevo barco es la promesa de que nosotros seguimos apostando por un futuro verde y pacífico", dijo Kumi Naidoo, presidente de Greenpeace Internacional, el día en que el nuevo "arcoiris guerrero" fue botado en Alemania.

El Rainbow Warrior III en toda su magnitud (Oliver Tjaden/Greenpeace/dapd).

El "Rainbow Warrior III" en toda su magnitud.

Futuras luchas

El uso principal que tendrá el barco, en cuya construcción se evitó el uso de plásticos y maderas tropicales, será la lucha contra distintos tipos de delitos. En Greenpeace destacan entre ellas la protección de los mares por medio de su helicóptero, con el cual rastrearán la pesca ilegal, así como seguir la pista al tráfico de químicos, proteger los mares de desechos nucleares y promover el uso sustentable de la agricultura.

La botadura del Rainbow Warrior III coincide con la celebración de los 40 años de la ONG ecologista. Para su construcción aportaron fondos más de cien mil donantes de todo el mundo, algunos de los cuales tendrán el honor de figurar en la pared que especialmente se creó para destacar a los que más aportaron a la obra.

El barco ahora viaja actualmente por puertos alemanes (ya visitó Bremen y Hamburgo) y en los próximos días enfilará hacia Río de Janiero, en Brasil, donde en junio de 2012 se realizará la Cumbre de la Tierra, donde a 20 años de la primera reunión (también en Río), se debatirá sobre políticas de desarrollo sustentable..

Autor: Diego Zúñiga
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda