1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Pasividad alemana

Mientras Francia e Inglaterra se ubicaban a la vanguardia, Alemania se vio pasiva al reaccionar a la crisis financiera internacional, dice la prensa este martes.

default

El presidente Nicolas Sarkozy (izq.) y el primer ministro Gordon Brown.

La mayoría de los diarios europeos se ocupa hoy, en una forma u otra, de los distintos paquetes de rescate anunciados para hacer frente a los efectos de la crisis financiera internacional.

Así, el periódico Le Monde dice al respecto: “Será la historia la que diga si Europa encontró el domingo, en París, la respuesta definitiva a la crisis financiera internacional. Las perturbadoras cavilaciones del gobierno estadounidense, el cual se queda corto de aliento, orillaron a los políticos europeos a trascender el egoísmo nacionalista, a renunciar a soluciones unilaterales, y a apelar a la responsabilidad colectiva. Parte del crédito le corresponde al presidente francés. Puede decirse con justicia que él hizo tzodo lo posible por conjuntar a sus socios europeos y por evitar que la Unión Europea se saliera un poco más de su carril.”

Europa hizo la diferencia

Desde Roma, La Repubblica hace el siguiente análisis: “Europa unificada hizo la diferencia. Su plan de rescate ha pasado la primera prueba de los mercados. Pero aún es pronto para hablar de una victoria sobre la epidemia viral que afecta al enfermo mundo financiero. La histeria bursátil no es indicador que pueda servir como base para elaborar grandes teorías o pronósticos precisos. Los saltos eufóricos de ayer no pudieron compensar las pérdidas de las pasadas semanas. La pesadilla no ha terminado con una conferencia. No puede descartarse que las alzas en este ‘venturoso lunes' hayan sido solamente de tipo técnico.”

Precaución ante el futuro

Igual de precavido es el punto de vista del diario Nepszabadsdag, de Budapest: “Los acontecimientos de las últimas semanas arrojaron la impresión de que una Europa sin unión política sólo es capaz de reaccionar ante situaciones de urgencia. Para alcanzar la unidad política, los Estados debieran renunciar a buena parte de sus derechos de soberanía y constuir una estructura de gobierno similar a la de Estados Unidos. Pero los miembros de la Unión Europea no lo desean así. En situaciones de crisis lo único que queda es la coordinación de medidas nacionales. Por el momento, parece que es suficiente. Pero quién sabe lo que nos deparará el futuro mediato e inmediato.”

Alemania, pasiva

De Volksrkrant, de Holanda, opina que Inglaterra y Francia son líderes en la lucha europea contra los efectos de la crisis: “En cuanto los Estados europeos más robustos dejan sentir todo su peso en la balanza, son capaces de grandes cosas. Pero ahí mismo radica su talón de Aquiles. Mucho depende de quien ostente la presidencia de la Unión Europea. Nicolas Sarkozy no tuvo reparos en involucrar a Gordon Brown, aún cuando Inglaterra no participa en la unión monetaria. Esto contrasta con el papel pasivo que jugó la economía más grande de Europa, pese a que la canciller Angela Merkel abogó por una posición europea uniforme, en París.”

Triple tarea

¿Y qué se dice en Alemania? El Leipziger Volkszeitung, por ejemplo, elabora las siguientes consideraciones: “No habrá plan de rescate que resulte gratuito. Está claro que Angela Merkel puede dar por descontada su meta de conseguir un presupuesto equilibrado para el 2011. La inflación también subirá y el consumo privado se verá frenado. Todo ello traerá consecuencias para el mercado laboral. La Gran Coalición tiene, en este sentido, una triple tarea frente a sí: primero debe observar el desarrollo de la coyuntura. Luego, deben reformarse los esquemas de supervisión bancaria, tanto a nivel nacional como internacional. Y por último, debe garantizar que las acciones de rescate mantengan la capacidad competitiva de las instituciones bancarias y crediticias.”

DW recomienda