Euforia en las bolsas por las medidas contra la crisis | Economía | DW | 13.10.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Euforia en las bolsas por las medidas contra la crisis

Los acuerdos del fin de semana de los países de la Eurozona, unidos al plan de acción conjunto pactado el viernes por el G7, han comenzado a surtir efecto.

default

Los mercados vuelven a sonreír.

Tanto las bolsas asiáticas como los principales índices europeos han tomado el pulso a la semana con subidas generalizadas que reparan en parte la debacle vivida en los mercados en los últimos días.

El índice DAX de la bolsa de Fráncfort recuperó un 11,40 por ciento de su valor, un incremento similar al que experimentó el CAC de la bolsa de París, que remontó un 11,18 por ciento. Por su parte, el índice FSTE londinense subió un 8,26 por ciento, mientras que el índice español Íbex 35 se apuntó a la euforia generalizada de los mercados bursátiles con la mayor alza de su historia y unas ganancias del 10,65 por ciento.

En Asia, al margen del Nikkei, que este lunes no cotizó porque en Japón es festivo, el resto de índices experimentó fuertes incrementos. Así, el índice Hang Seng de Hong Kong recuperó un 8,71 por ciento de su valor, mientras que el índice de referencia australiano, el S&P/ASC 200, cerró con ganancias del 5,6 por ciento, después que la semana pasada perdiera un 16 por ciento de su valor. Finalmente, el surcoreano KOSPI ganó un más modesto 3,79 por ciento.

Deutschland Finanzkrise Rettungspaket Koalition Angela Merkel

Al anunciar el paquete de emergencia para salvar el sistema bancario internacional, el gobierno de la canciller Angela Merkel dijo que "es un primer paso hacia una nueva constitución del mercado financiero".

Tras los gestos vienen las medidas concretas

El fin de semana fue el turno para los gestos de unidad. Con el arranque de la semana llegó el momento de que los gobiernos de la Eurozona -los 15 países donde circula el euro- concretasen los paquetes de medidas que aplicarán en sus respectivos países en consonancia con el compromiso adoptado en la cumbre de París.

El primero en poner manos a la obra fue el ejecutivo alemán, que despachó un paquete de emergencia por un monto total de 470.000 millones de euros que podría elevarse hasta 500.000. El plan para salvar el sistema financiero del país será aprobado el viernes por el Bundestag -el Parlamento alemán- y el Bundesrat -la cámara alta- y suscrito por el presidente federal, Horst Köhler, y contempla la creación de un "fondo de estabilización financiera".

Por un lado, el gobierno podrá operar a través del Ministerio de Finanzas una línea de crédito de 70.000 millones de euros -que podrían elevarse en 10.000 millones de euros adicionales en caso de necesidad- para apuntalar entidades bancarias en crisis y evitar adquisiciones de riesgo por parte de terceros.

Además, el gobierno ofrecerá garantías estatales para el mercado interbancario, a través de un fondo especial de 400.000 millones de euros en avales públicos a los créditos interbancarios. Sobre esta cifra, el gobierno germano ha calculado un 5 por ciento de riesgo de pérdidas, es decir, 20.000 millones de euros adicionales en caso que el gabinete sí que tenga que convertir en crédito real el aval comprendido en el paquete de 400.000 millones.

Merkel: "primera piedra de un nuevo orden"

En la presentación del plan, la canciller alemana, Angela Merkel, calificó el paquete de rescate de "primera piedra" de un nuevo orden en los mercados financieros, cuya finalidad, afirmó, es "proteger al ciudadano, no los intereses de los banqueros".

A esta primera piedra, según Merkel, deberá seguir una segunda a nivel internacional, consistente en mejorar los controles sobre el mercado, incrementando el papel del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la supervisión de la banca. La canciller cree que ha llegado la hora de poner fin a "los excesos del mercado".

Londres también pone manos a la obra

Mientras tanto, el gobierno británico anunció que adquirirá una participación en tres grandes bancos, a los que ayudará con inyecciones de capital por un monto total de 37.000 millones de libras esterlinas -63.000 millones de dólares-. El Royal Bank of Scotland (RBS), uno de los grandes bancos británicos golpeados por la crisis, recibirá una inyección de capital fresco de 20.000 millones de libras -35.000 millones de dólares-.

De los 20.000 millones de libras, 5.000 serán inyectados directamente en el banco en el marco del plan de rescate del gobierno. Los restantes 15.000 millones se conseguirán mediante la emisión de nuevas acciones. Por su parte, el Halifax Bank of Scotland (HBOS) ampliará su capital en 11.500 millones de libras y Lloyds TSB en 5.500 millones de libras. El gobierno británico tendrá una participación del 60 por ciento en RBS y de un 40 por ciento en HBOS, que se funcionará con Lloyds TSB.

El plan del ejecutivo británico contempla también la inyección de 200.000 millones de libras esterlinas -256.000 millones de euros- de liquidez en el sistema financiero y la concesión de una garantía de préstamos interbancarios por hasta 250.000 millones de libras esterlinas -320.000 millones de euros-.

1,71 billones de euros en ayudas

Las cifras anunciadas por Alemania o Reino Unido se unen a las acordadas en otros países, como Francia -320.000 millones de euros-, España -130.000 millones- Austria -100.000 millones- o Italia -40.000 millones-.

Unos números astronómicos que suman en total un monto de 1,71 billones de euros y superan con creces los del plan de rescate norteamericano, valorado en 700.000 millones de dólares -unos 515.000 millones de euros-.

DW recomienda