1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Opinión: Batalla final en Mosul

Una lucha dura y larga se está dando en la ciudad. La batalla también es sangrienta para los civiles. El destino del Estado Islámico en Irak depende de lo que suceda en Mosul, asegura Rainer Hermann, de FAZ.

En Mosul, el Estado Islámico tiene la soga al cuello, pero el lazo no acaba de cerrarse. La operación para la liberación de la ciudad, la segunda más grande de Irak, comenzó hace cinco meses. Y como se esperaba, el ISIS ofrece una resistencia más decidida cuanto más se acercan las fuerzas especiales del ejército iraquí al centro de la ciudad.

Pero la batalla final aún no ha comenzado. Sin embargo, hay dos buenas noticias en Mosul. Por un lado, el ejército iraquí, instruido por los Estados Unidos, que en 2014 retrocedía ante la ofensiva del ISIS, está haciendo un excelente trabajo. Se puede comprobar en las redes sociales que las milicias del Estado Islámico están arrinconadas. Su cuenta de Twitter está ahora prácticamente inactiva.

Ambas cosas se explican por el firme apoyo estadounidense. Las cuentas del ISIS se identifican con más rapidez y se las cierra. Hace casi cinco meses que no hay mensajes con la palabra "califa del ISIS", lo que debilita la difusión de la milicia terrorista. Al mismo tiempo, el aumento de las fuerzas especiales iraquíes sobre el terreno es acompañado por ataques aéreos estadounidenses que bombardean posiciones estratégicas.

En segundo lugar, hay bombardeos masivos por parte de obuses estadounidenses que parten del sur hasta las inmediaciones de Mosul. El mismo tipo de obús estadounidense se utilizó hace pocos días en Al-Raqa, donde las milicias kurdas, igualmente apoyadas por las unidades americanas, prebaraban un ataque a un segundo bastión del ISIS. 

Hermann Rainer Kommentarbild App PROVISORISCH

Hermann Rainer, del diario "Frankfurter Allgemeine Zeitung".

Los generales iraquíes y sus asesores estadounidenses son realistas. Saben que la siguiente etapa es la más difícil. Cerca de mil combatientes permanecen en la parte occidental de la ciudad, donde aún controlan cerca de la mitad del territorio. Allí viven tres cuartos de millón de civiles que son usados  como rehenes. Les acucia la falta de alimentos y el agua potable.

Incluso antes de comenzar la batalla por el casco antiguo con sus calles estrechas, los civiles están siendo asesinados con más frecuencia que en batallas previas contra las milicias del Estado Isámico. Representan en Mosul la mitad de las víctimas mortales. Los hombres del ISIS se atrincheran con sus coches bomba, aviones no tripulados y francotiradores, desplazándose mediante un sistema de túneles.

Tres meses duró la liberación de la parte este de Mosul, predominantemente kurda y cristiana. Hace tres semanas comenzó la operación lanzada para liberar la parte árabe del oeste. Esta es la batalla final contra el Estado Islámico en Irak. 

 

DW recomienda