1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

ONU: Rusia y China vetan sanción contra Siria

Apoyada por Estados Unidos, Francia y Reino Unido, la iniciativa buscaba sancionar a once representantes del gobierno de Damasco.

Nueve votos a favor, tres abstenciones y tres votos en contra (Rusia, China y Bolivia) obtuvo una propuesta de resolución presentada al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y apoyada por Estados Unidos, Francia y Reino Unido. La iniciativa buscaba imponer sanciones al gobierno de Bashar al Assad por el uso de armas químicas en el conflicto bélico que vive Siria desde marzo de 2011.

Rusia y China ejercieron su derecho a veto, algo que era esperable de Rusia (que ha vetado ya siete resoluciones en los últimos cinco años), pero no tanto de China. Asimismo, es la primera vez que ambos países vetan un proyecto de resolución desde que llegó a la Casa Blanca el republicano Donald Trump, el pasado 20 de enero. Las abstenciones fueron de Egipto, Etiopía y Kazajistán.

La iniciativa estaba siendo negociada desde diciembre pasado, impulsada inicialmente por Francia y el Reino Unido, aunque en las gestiones se unió posteriormente Estados Unidos. Las sanciones estaban dirigidas contra once representantes del régimen de Al Assad y diez instituciones por su vinculación con tras ataques químicos contra civiles en Siria confirmados por un equipo especial de investigadores vinculado a la ONU.

"Decisiones repugnantes”

"Estoy consternado por el veto a la resolución de hoy de Rusia y decepcionado porque se haya unido China”, afirmó el embajador británico, Matthew Rycroft. Antes de la votación, el embajador francés ante la ONU, François Delattre, defendió la iniciativa y acusó al régimen sirio de "usar repetidamente" armas químicas contra los civiles de ese país, algo que, añadió "continúa todavía hoy". "Está en juego nuestra credibilidad", agregó el diplomático.

En tanto, el representante de Bolivia ante la ONU, Sacha Llorenti, recordó que ya se sabía que la propuesta no iba a recibir la luz verde (Rusia había anticipado que la vetaría), y dijo que tendrían que haberse hecho "negociaciones más amplias" para lograr su aprobación. "La propuesta no es otra cosa que un intento de instrumentalización política del Consejo de Seguridad”, sostuvo. Por su parte, la embajadora estadounidense ante la ONU, Niki Haley, calificó los vetos como "decisiones repugnantes indefendibles".

DZC (dpa, EFE)

DW recomienda