1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ola de ataques coordinados deja 27 muertos en Egipto

Rama local del Estado Islámico se atribuyó las acciones, que ponen en duda el plan de seguridad del presidente Al Sisi.

Una seguidilla de atentados aparentemente coordinados causó al menos 27 muertes en Egipto este jueves (29.01.2015). Fuentes de seguridad consultadas por la agencia de noticias EFE explicaron que las explosiones simultáneas afectaron puestos policiales y del Ejército en las ciudades de Al Arish (capital del Sinaí), Sheij Sued, al este de Arish, y Rafah, fronteriza con la franja palestina de Gaza. Hay también varias decenas de heridos.

En Arish, la oficina del diario estatal Al Ahram quedó totalmente destruida luego de que una bomba estallara en una base militar ubicada en las cercanías. La explosión también afectó a un hotel. Posteriormente, presuntos militantes radicales mataron a un mayor del Ejército e hirieron a otras seis personas en un puesto de control en Rafah. Entre las víctimas también hay varios civiles, según fuentes médicas.

En un breve comunicado, el Ejército confirmó que hubo un ataque contra cuarteles e instalaciones de las fuerzas armadas y de los aparatos de seguridad en Al Arish, en los que se emplearon varios coches bomba y proyectiles de mortero que impactaron a una docena de puestos de control. El diario Al Ahram aseguró que los ataques en la capital del Sinaí afectaron al cuartel de la Brigada 101 y a una comisaría, además del hotel antes mencionado.

Acciones del EI

El alto nivel de coordinación, nunca antes visto en la región, prueba que se trata de ataques bien preparados por organizaciones entrenadas. En horas de este noche, las fuerzas armadas egipcias habían desplegado un enorme operativo, que incluía el sobrevuelo de helicópteros Apache y el cierre de los accesos a diversas localidades, para dar con los responsables de los ataques, que las autoridades califican de “terroristas”. Se registraron enfrentamientos, sin que se informara de víctimas, según fuentes oficiales.

Las acciones ponen en tela de juicio los planes de seguridad implantados en la región, volátil debido a la insurgencia radical, por el presidente Abdelfatah al Sisi. Horas antes del ataque, la rama local del Estado Islámico, antes conocida como Ansar Beit al-Maqdis, había posteado en Twitter fotografías de militantes enmascarados portando lanzagranadas. Posteriormente, el grupo se atribuyó los ataques. Esto, pese a que las autoridades egipcias no tardaron en culpar a los Hermanos Musulmanes de las operaciones.

DZC (Reuters, EFE, AP)