1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

“No es posible que la UE deje de lado a Irlanda"

¿Qué consecuencias tiene para la Unión Europea el no de los irlandeses? ¿Cuál es el camino a seguir? DW-WORLD conversó Ingeborg Tömmel, especialista en temas europeos.

default

Un graffiti a favor del no en Dublín

Nadie sabe muy bien qué es lo que pasará después del no irlandés al Tratado de Lisboa. Los ministros de Exteriores se reúnen en Luxemburgo; las posibilidades que se barajan son varias. La reunión de jefes de Estado y de Gobierno que tendrá lugar a final de la semana traerá –eso se espera- un poco más de claridad. Por lo pronto, Alemania y Francia favorecen proseguir con el proceso de ratificación; Chequia –uno de los nueve que falta- se decanta, al parecer, por declarar muerto el proceso. DW-WORLD conversó sobre Irlanda y las posibles consecuencias del resultado del referéndum con Ingeborg Tömmel, catedrática de la Universidad de Osnabrück y directora del Centro Jean Monnet para Estudios Europeos.

¿Qué significa este no de los irlandeses para la Unión Europeo? Se habla de una nueva y grave crisis, que la UE se verá paralizada.

Es una exageración. La Unión Europea no entra por ello en una grave crisis, pues seguimos contando con el Tratado de Niza, que no es tan bueno como el Tratado de Lisboa, pero sigue permitiendo que la UE funcione. La crisis no es tan grande. Lo que sí hay que aceptar es que pone de manifiesto la desconfianza al proyecto europeo que se tiene en la población. Los irlandeses lo han hecho evidente; esto representa un abismo entre las élites europeas –que negocian tanto los tratados como la ampliación hacia el Este- y la población, que se intranquiliza y reacciona con rechazo. Yo no creo que se trate de un rechazo específico al Tratado como tal.

¿Con su no , entonces, los irlandeses rechazaron a la Unión Europea? ¿Cuánto de bofetada al propio gobierno hay en este no?

De todo un poco. No sé en qué medida fue una bofetada para el propio gobierno. Pero claro queda que un referéndum de este tipo ofrece un campo ideal para que todo tipo de populistas den una imagen horrible de la UE. Según el Eurobarómetro, los irlandeses son los más europeístas de Europa. Si se plantea la pregunta si la UE es algo positivo, casi 80% de la población están a favor, éste es el índice más alto de todos los países europeos. Pero por el momento hay procesos un tanto enfermizos: los puestos de trabajo peligran y ese tipo de asuntos suelen ser relacionados con la UE. A ello se suma que la ampliación hacia el sureste plantea cierta competencia para Irlanda. De ahí el escepticismo.

Los irlandeses no han entendido el Tratado de Lisboa, aseveró el presidente francés Nicolás Sarkozy…

Siempre se puede echar la culpa a los electores, pero en realidad es una tarea de los políticos el hacer comprender a la población este tipo de cosas. Por otro lado, no tiene mucho sentido someter a referéndum un tratado así. Eso es una cuestión demasiado compleja, que en realidad no se puede responder con sí o no. Si la gente estuviese informada, cabe la posibilidad de que una parte sea aceptada y otra no. Como fuere, el sistema Unión Europea debe ser explicado mejor, para que la población sepa de qué se trata. En este caso tiene la grave consecuencia que un par de millones de irlandeses bloquean el proceso de reforma de toda la Unión Europea.

Primeras consecuencias concretas: ¡Siga leyendo!

DW recomienda