1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Miles de personas piden fin al “odio asesino” en Israel

En distintas ciudades hubo manifestaciones para expresar el malestar por actos como el ataque en la marcha del orgullo gay o el asesinato de un bebé palestino.

Apenas unas horas después del brutal ataque contra una vivienda habitada por palestinos, donde un grupo de radicales judíos lanzó un cóctel molotov, causando un incendio que mató a un bebé de 18 meses y dejó tres heridos de gravedad, la comunidad árabe e israelí salió a las calles este sábado (01.08.2015) para exigir el fin de la violencia y solicitar al gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu que termine la instigación extremista.

El ataque de un judío contra la marcha del orgullo gay, donde un ultraortodoxo acuchilló a seis personas, también figuró entre los reclamos de la manifestación, convocada por la organización Paz Ahora. En ciudades como Tel Aviv, Haifa y Jerusalén se vieron pancartas con lemas como “La incitación de la derecha asesina”, “Este es el precio del terrorismo” y “Cuando no hay paz, viene la guerra”. La convocatoria tenía como lema “El odio asesina”.

En la concentración en Tel Aviv se guardó un minuto de silencio para recordar al bebé Alí Darawsha, muerto el viernes en Duma, Cisjordania, mientras su hermano de 4 años se debate entre la vida y la muerte con el 60 por ciento del cuerpo quemado, según dijeron este sábado médicos del hospital Shiva, próximo a Tel Aviv, donde también se encuentra ingresada la madre. El padre se encuentra en otro hospital de Beersheva (sur de Israel).

Preocupación internacional

El jefe de la oposición israelí y líder laborista, Isaac Herzog, calificó los hechos de “pogromo judío” y aseguró que “lloramos por el bebé y lloramos por la familia y rezamos al dios que todos compartimos. El terrorismo es terrorismo y punto. Los terroristas son terroristas y punto. Tiendo la mano al pueblo palestino y a sus dirigentes y les pido que hagamos la paz”. Agregó que “si yo estuviera en la posición del primer ministro le diría al Shabak (servicio de Inteligencia interno) y los organismos de seguridad que luchen contra el terrorismo judío como lo hacen con el islamista”, prosiguió.

Por su parte, el negociador jefe palestino, Saeb Erekat, visitó a la madre y al hermano del bebé muerto. Erekat, quien entró en territorio israelí acompañado del ministro palestino de Sanidad, Jawad Awad, y del jefe de la Inteligencia palestina, general Majed Faraj, transmitió a los heridos las condolencias y el apoyo del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas. Al concluir la visita, Erekat reiteró que considera culpable de los hechos al gobierno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

El suceso ha sido condenado con dureza por la comunidad internacional, que ha exigido a Israel que haga a los colonos pagar sus crímenes, y ha incrementado los temores de que se produzca una nueva oleada de violencia en la región. Tras el ataque, la noche del viernes, se produjeron varios enfrentamientos entre jóvenes palestinos y fuerzas israelíes y dos adolescentes, uno en Gaza y otro en Cisjordania, murieron por fuego israelí.

DZC (EFE, dpa)