1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

La UE y la ONU, contra asentamientos previstos por Israel

Tanto la ONU como la Unión Europea urgieron a Israel a que dé marcha atrás en su decisión de levantar nuevos asentamientos judíos en Cisjordania y Jerusalén Este.

"Instamos al Gobierno de Israel a revertir urgentemente sus recientes decisiones y a poner fin a la expansión de asentamientos", instó hoy (29.07.2015) el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) en un comunicado. El bloque comunitario considera que esta expansión pondría en riesgo la aplicación práctica de la solución de dos Estados y espera que el Gobierno israelí demuestre su compromiso "no solo con palabras, sino también a través de sus acciones".

"Los asentamientos son ilegales según el derecho internacional", recordó el SEAE, que incidió en que "la UE reitera su firme compromiso de velar por el cumplimiento del derecho internacional, como piedra angular de la paz y la seguridad". La Unión se opone firmemente a la política y las medidas adoptadas en este contexto, "como la construcción del muro de separación, demoliciones, confiscaciones, desahucios, traslados forzosos, puestos de avanzada ilegales, así como la violencia y las restricciones de circulación y acceso", agregó. Por su parte, Ban Ki Moon, secretario general de la ONU, condenó firmemente la intención de Netanyahu de construir esos nuevos asentamientos y llamó al primer ministro israelí a revocar su decisión.

Protestas de colonos

Ambos llamados responden a la intención del primer ministro israelí, Benjamin Netanjahu, de permitir la construcción inmediata de 300 nuevas viviendas en el mismo asentamiento donde fueron derribadas viviendas de colonos. Además, Netanyahu ha dado su visto bueno también a construcciones en Jerusalén Oriental.

En la mañana de hoy, el Tribunal Supremo de Israel rechazó la petición para que no se derribasen las dos casas de colonos construidas ilegalmente en Bet El, cerca de Ramalá. Según el dictamen de la corte, las viviendas no solo estaban construidas de forma ilegal, sino que además se construyeron en tierra privada palestina. Desde la noche del lunes se están produciendo enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad israelíes y los colonos, que querían evitar el derribo.

La policía empleó cañones de agua para dispersarlos. Varias personas resultaron heridas en los enfrentamientos y también hubo arrestos. No obstante, el Ejército israelí comenzó con el derribo de las viviendas.

MS (dpa/efe)