1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Los kurdos reclaman autonomía

En medio de los combates entre el gobierno de Ankara y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), ONG kurdas presionan por una región autonómica dentro del territorio turco.

A largo plazo podría haber cambios en la geografía política de Turquía. Eso es lo que sugiere al menos la declaración de 14 puntos emitida por el “Democratic People's Congress” (DTK), la mayor agrupación de ONG kurdas en Turquía. Los signatarios formulan allí por primera vez los principios fundamentales de su demanda de autonomía.

El documento propone erigir regiones autónomas en el sudeste de Turquía. Según el texto, dicho objetivo solo podría ser alcanzado a través de negociaciones. La base sería una Constitución democrática, anclada a su vez en un Estado democrático turco.

Según el sociólogo Mesut Yegen, de la universidad Sehir de Estambul, la declaración respalda la actual resistencia en las ciudades de la región. Sin embargo, define el conflicto como un asunto interno turco. Los kurdos quieren democratizar más a Turquía, afirma Yegen, haciendo notar que “por primera vez el movimiento kurdo ha presentado un texto detallado que articula sus demandas de autonomía”.

Sin escisión de Turquía

Yegen había esperado más alusiones a una separación de Turquía, “pero el movimiento declaró que quiere desarrollar su lucha dentro de las fronteras del territorio turco”. A su juicio, el texto demuestra además que el movimiento kurdo sigue ateniéndose al proceso de paz establecido en 2013 por el detenido líder del PKK, Abdullah Öcalan. “Muchos kurdos no desean una separación de Turquía; tanto kurdos como turcos tendrían que pagar en ese caso un alto precio”, dice Yegen, acotando: “Uno ve lo que está ocurriendo en Irak y Siria”.

El conflicto de más de tres décadas entre el gobierno de Ankara y el PKK ha costado más de 40.000 vidas. Los esfuerzos de paz están congelados desde julio de este año.

Enfrentamientos en Diyarbakir.

Enfrentamientos en Diyarbakir.

En varias ciudades kurdas hay toque de queda desde hace semanas. Simultáneamente, el ejército turco arremete contra milicias aliadas del PKK. Dichas milicias han instalado barricadas y trincheras para mantener a distancia a los militares, mientras la población protesta contra la violencia. El gobierno de Ankara ha manifestado su propósito de expulsar de territorio turco a todos aquellos que considera “terroristas”, y acusa a políticos kurdos de provocar dicha violencia.

Solución política

En opinión de Yegen, el gobierno turco carece de toda estrategia. Pero espera que, debido a la creciente presión, ambas partes retomen las conversaciones de paz. “Turquía no puede resistir más enfrentamientos y tensiones”, afirma.

Selahattin Demirtas, jefe del partido prokurdo HDP

Selahattin Demirtas, jefe del partido prokurdo HDP

Berkay Mandiraci, del think tank “International Crisis Group” (ICG), estima que el documento kurdo podría contribuir a una solución política del conflicto. Sin embargo, subraya que se requiere más flexibilidad de ambas partes. “Es decepcionante que el premier Ahmet Davutoglu haya cancelado un encuentro con el partido prokurdo HDP”, señala, puntualizando que el gobierno de recapacitar sobre esa decisión: “No es inteligente aislar al HDP y sus seguidores”. El observador considera que, en cambio, Ankara debería incluirlo en un proceso para elaborar una nueva Constitución.

DW recomienda