1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Las apuestas de Sarkozy

La apuesta de Sarkozy a favor de una alianza con el Mediterráneo levanta polémica en Europa, también sorprende su mensaje a Marulanda, líder de las FARC, pidiéndole que libere a Ingrid Betancourt antes de Navidad.

default

Sarkozy: el que no apuesta no gana.


El presidente francés, Nicolás Sarkozy, vuelve a sorprender a propios y extraños y a demostrar que se mantiene fiel a su condición de hombre de acción. Sarkozy propuso retomar el modelo franco-germano de reconciliación tras la Segunda Guerra Mundial, que abrió paso a la integración europea, para forjar un pacto franco-argelino que sea el fundamento de una Unión del Mediterráneo. Una idea que, aunque irrita a Alemania, interesa a España e Italia. El ejecutivo galo también dio un inusitado impulso al tema de los secuestrados en Colombia al pedir directamente al jefe de la guerrilla de las FARC, Manuel Marulanda, “Tirofijo”, que libere a la ex –candidata presidencial, Ingrid Betancourt antes de Navidad, ofreciendo a cambio una intermediación de Francia en el conflicto colombiano.

Rechazo a todos los ‘ismos’

Sarkozy Bouteflika Frankreich Algerien Staatsbesuch

Sarkozy fue recibido con vítores en Argelia.

Antes de que París asuma la presidencia en turno de la Unión Europea durante el segundo semestre del 2008, Sarkozy propone convocar a una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los países ribereños del Mediterráneo en junio próximo para acordar una unión en los ámbitos económico, político y cultural. Así como Francia ofreció a Alemania impulsar conjuntamente la integración europea sobre la base de una amistad franco-germana hace 60 años, propone ahora pactar con Argelia la base de una futura Unión Mediterránea que abarque desde Marruecos hasta Turquía, dejando de paso a Ankara fuera del club europeo.

El presidente galo anunció su proyecto durante un discurso en la universidad de Constantine, en Argelia, que estuvo interrumpido por constantes aplausos. Sarkozy definió su idea como una "apuesta por el futuro" que además ayudará a superar el conflicto israelí- palestino y a combatir los numerosos “ismos” que plagan las relaciones entre Occidente y el mundo musulmán, desde los extremismos hasta el terrorismo, pasando por el fanatismo, integrismo y antisemitismo, pero también la islamofobia. “En nombre de la Francia laica y republicana quiero decir a los millones de musulmanes de todo el mundo que la civilización de la que son depositarios puede ser una oportunidad para el mundo”, dijo. El presidente galo pidió una tolerancia a la diversidad, “una diversidad de la que vive la civilización del Mediterráneo”, subrayó.

Deutschland Frankreich Präsident Nicolas Sarkozy in Berlin Angela Merkel

Merkel y Sarkozy, condenados a entenderse.

Una Europa multi-polar

El diálogo entre Berlín y París sigue tenido un marcado tono abierto y directo, a decir por las declaraciones de la canciller alemana, Angela Merkel, poco antes de viajar a París para reunirse con Sarkozy en el marco de un encuentro bilateral de carácter informal. Merkel calificó el proyecto maestro de su homólogo francés como “sumamente peligroso”. La canciller teme que eso podría liberar las fuerzas de tensión de la Unión Europea que mantienen actualmente su unidad. Con ello Merkel aludió a que Alemania, por ejemplo, con más intereses en el centro y este de Europa podría reorientarse en concordancia mientras que Francia hace lo propio con los países ribereños del Mediterráneo.

Pero Merkel acabó moderando su escepticismo. Al final de su reunión con el presidente galo reconoció ante periodistas la necesidad de intensificar la cooperación con los países del Mediterráneo. "Apoyaremos a Francia en sus esfuerzos, aunque la propuesta la debemos hacer el conjunto de los Veintisiete, estoy muy contenta de que nos hayamos puesto de acuerdo", dijo Merkel.

La propuesta de Sarkozy se robó en cambio la agenda de la XV Cumbre hispanoitaliana en Nápoles que reunió al jefe del ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero y el primer ministro Italiano, Romano Prodi. Ambos mandatarios aseguraron que sus países tienen interés en trabajar con Francia en estrecha unión con los vecinos de la orilla sur del Mediterráneo. Prodi no descartó que un proceso de asociación euromediterránea, como el que propone Sarkozy, en el que trabajen los países ribereños de la UE y sus vecinos de la otra orilla, sustituya al Proceso de Barcelona, dado las ‘insuficiencias’ demostradas por éste último plan. “Hoy se habla de una nueva estructura mediterránea que fortalezca la actual y que tenga en cuenta una nueva realidad en la región, que difiera de la de 1995”, dijo Prodi. Zapatero por su parte aseguró la participación de España en todo proyecto que busque reforzar la asociación en el espacio del Mediterráneo.

Tengo un sueño…

Frankreich Kolumbien Demonstration in Paris für Ingrid Betancourt

Manifestación en París a favor de la liberación de Ingrid Betancourt.

En un inusitado mensaje dirigido al jefe guerrillero Manuel Marulanda, alias Tirofijo, el presidente galo pidió la liberación de Ingrid Betancourt antes de Navidad. “Tengo un sueño: ver a Ingrid entre los suyos en Navidad”, dijo Sarkozy en un mensaje solemne emitido por la televisión francesa y colombiana. Adicionalmente el jefe del ejecutivo galo leyó un mensaje a través de Radio Francia Internacional, destinado a los demás rehenes que se encuentran en la selva a los que les prometió que no los olvidará. Sarkozy destacó no compartir los métodos de la guerrilla y dijo a Marulanda que no comparte sus ideas, pero apeló a su sentido humanitario al pedirle que libere a una mujer al borde de la muerte para que no pese en su conciencia el riesgo que supondría su desaparición.

“Señor Marulanda, usted puede hacer realidad mi sueño, salvar a esta mujer, mostrar al mundo que las FARC entienden los imperativos humanitarios. Señor Marulanda, usted tiene una gran responsabilidad y le pido que la asuma”, dijo Sarkozy. El presidente galo ofreció participar personalmente en la búsqueda de una solución humanitaria para la liberación del resto de los rehenes y para buscar incluso, una salida al conflicto colombiano.

El exmarido de Betancourt, el diplomático francés Fabrice Delloye, destacó la importancia de la implicación del presidente galo. “Es el único que podría concentrar todas las voluntades para la liberación de los rehenes, se encuentra en el centro de todos los caminos, de Bush, de Chávez y de Uribe”, dijo Delloye a la radio France Info. Sarkozy es el primer jefe de Estado que se dirige a Marulanda, y a juzgar por su iniciativa, es otra apuesta. Ojalá y la gane.

DW recomienda