1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Sarkozy sella en Washington nueva luna de miel Francia-EEUU

Con brindis de honor y una calurosa bienvenida en el Congreso, Nicolas Sarkozy deja en claro que su lealtad a Estados Unidos conoce muy pocos límites.

default

Sarkozy y Bush: brindis entre amigos.

El brindis ofrecido por el presidente francés, durante la cena de gala del martes en Washington, lo dijo todo: „He venido a reconquistar el corazón de Estados Unidos, y de modo permanente”, señaló Nicolas Sarkozy a los demás comensales y con ello selló el tono de lo que, según espera, será la recuperación de una amistad no siempre idílica entre su país y el de su homólogo George W. Bush.

USA Frankreich Präsident Nicolas Sarkozy bei George Bush in Washington

Aplausos y sonrisas entre los dos presidentes.

Sin embargo, esto no significa que Sarkozy necesariamente sea “Sarko, el americano”, mote con el que algunos sectores ironizan sobre la presunta incondicionalidad del mandatario galo frente a la Casa Blanca.

Operación cicatriz

Con sus palabras, el invitado dejó espacio para el disenso. “En ocasiones podemos no estar de acuerdo, pero seguimos siendo amigos”, dijo. Así, el principal propósito de la visita es claramente enmendar una relación que había sufrido lastimaduras en años recientes, por temas como la guerra en Irak.

Durante su visita, Sarkozy ha dejado en claro que pretende mostrar en Washington el rostro de la “nueva Francia”, y también que dichos gestos no están atados a un partido o una persona. “Trabajaremos con quien llegue a la presidente, ya sea hombre o mujer”, recalcó, en palabras que caen perfectamente en el saco de la posible candidata demócrata, Hillary Rodham Clinton.

El beneficio es mutuo

Pero la visita del presidente francés también guarda connotaciones para el lado estadounidense. Con la ascensión al poder de Nicolas Sarkozy y Angela Merkel, respectivamente en Francia y Alemania, George W. Bush recuperó dos alianzas que se habían diluido en los tiempos de Jacques Chirac y Gerhard Schröder.

USA Frankreich Präsident Nicolas Sarkozy bei George Bush in Washington

"Los amigos están para ayudarse": Sarkozy.

Al parecer, existe convicción dentro del equipo de estrategas gubernamentales estadounidenses, en cuanto a que Europa vive un momento muy distinto al de hace cuatro años, cuando la guerra de Irak provocó tensiones a ambos lados del Atlántico.

No es que las diferencias hayan desaparecido. Pero la llegada de Sarkozy y Merkel ha abierto oportunidad, desde la perspectiva estadounidense, para revivificar una relación desgastada con la contraparte europea. En otras palabras, Bush necesita aliados poderosos en una Europa cada vez más diversa, y parece tenerlos en Merkel y Sarkozy.

Lealtad total

En todo caso, la cerrada ovación dispensada este miércoles a Sarkozy por los miembros de las dos cámaras del Congreso estadounidense marcó un severo contraste con la frialdad recibida por Jacques Chirac en 1996.

“Hay diferencias de opinión, y a veces hasta conflictos. Pero en tiempos de necesidad, un amigo está para ser leal, ayudar y apoyar”, dijo Sarkozy ante los congresistas. “Y Estados Unidos puede contar con Francia”, agregó.

Sarkozy und Gore nach Gores Rede im Elysee Palast Paris Frankreich Umwelt Gespräche

Hace unos días, Sarkozy recibió en París al Premio Nobel Al Gore.

En cuanto al tema central en la agenda internacional estadounidense, la llamada lucha contra el terrorismo, el mandatario visitante fue igual de claro en sus términos: “Los terroristas no conseguirán la victoria porque la democracia nunca es débil, y porque no tenemos miedo a enfrentarnos a la barbarie”.

Así que la armonía, por lo menos en las declaraciones que arroja la visita de Sarkozy a Estados Unidos, difícilmente podría ser mayor.

DW recomienda