1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

La universidad es masculina

El 50 por ciento de los universitarios en Alemania son mujeres. Pero sólo cada sexto profesor es una mujer.

default

Alemania tiene muchas universitarias pero pocas catedr�cas.

La realidad lo demuestra, en la escuela las niñas suelen tener mucho más éxito que los niños. Tienen menos problemas de aprendizaje, interrumpen con menor frecuencia sus estudios y suelen acabar la escuela con mejores calificaciones que ellos. Lo que sucede en la escuela se repite en las universidades, donde actualmente el 50 por ciento de los estudiantes son mujeres. Sorprende por lo mismo la gran brecha entre estas estadísticas y la realidad en el mundo profesional, en donde son ellos los que suelen hacer carrera y también los que perciben los salarios más jugosos. Lo que sucede en la libre empresa pasa también en las universidades.


Nobelpreisträgerin Christiane Nüsslein-Volhard

Premio Nobel de Medicina, Christiane N�sslein-Volhard.

La situación de las mujeres en las universidades alemanas se parece a una pirámide egipcia: abajo en la base casi el 50 por ciento de los participantes son mujeres. A la hora de las licenciaturas siguen siendo un 40 por ciento, pero a la hora de los posgrados y doctorados el porcentaje alcanza ya sólo un 24 por ciento. Al final sólo cada sexta cátedra es ocupada por una mujer. Las causas son múltiples.


Una de ellas se encuentra en las comisiones que deciden sobre el reparto de las cátedras en las universidades alemanas según explica Britta Schinzel, catedrática de informática, quien acusa a los hombres en estas comisiones de obstaculizar la entrada de sus colegas. “No en pocas ocasiones se suelen esgrimir argumentos como que la mujer es muy joven, o demasiado vieja, según el caso, cánones que por lo demás no aplican para los hombres que jamás son o demasiado jóvenes o demasiado viejos".


Las universidades alemanes son redes dominadas por hombres, según la critica de muchas mujeres. Aún así, la situación parece haber mejorado en las últimas décadas. Hace diez años sólo el 10 por ciento de las cátedras estaba ocupada por una mujer, actualmente el porcentaje alcanza el 16 por ciento a nivel nacional en todas las asignaturas. Aunque se registra una mayor presencia de académicas en carreras relacionadas con idiomas y cultura, mientras que en áreas como matemáticas y otras ciencias su presencia es de un 11 por ciento.


Una beca femenina


Schwangere Frau

El fin de la carrera...

Con el fin de impulsar a las mujeres en estas áreas, Christiane Nüsslein-Volhard, Premio Nobel de Medicina, creó una fundación. Actualmente su fundación financia a 30 becarias. Pero el dinero no se invierte en viajes de investigación o en material de trabajo, sino en mujeres de limpieza y en niñeras.


Para la ciencia se requiere tiempo y energía explica Nüsslein-Volhard, “un niño toma mucho tiempo y dedicación. Además de los hijos las mujeres tienen que ocuparse del hogar; lavar la ropa, hacer las compras, etc. Por lo mismo pensé que si se pudiera pagar estas tareas, la vida sería mucho más fácil para las investigadoras."


Es el mismo problema de siempre: muchos catedráticos cuentan con el respaldo de sus mujeres. Las académicas, que suelen tener parejas que también están haciendo carrera, son por lo general las que se ocupan de los hijos cuando estos llegan, dejando a un lado sus carreras. Las becas que otorga Nüsslein-Volhard pueden ser un primer paso, un comienzo pragmático, pero nada más.


Si en realidad se quiere lograr cambios a largo plazo, las reformas deben ser profundas. Anina Mischau del Centro Interdisciplinario para Mujeres y la Investigación de Género de la Universidad de Bielefeld cree que sólo si crece el número de hombres que realmente lucha por la igualdad de género se lograrán éxitos. “Con las pocas mujeres que actualmente ocupan posiciones de mando no se va a lograr un cambio.”


La postura de los hombres y la política implementada en las universidades tienen que cambiar, exige Anina Mischau. Se requieren más contrataciones de tiempo completo para mujeres, y guarderías flexibles en las universidades. El Gobierno alemán ha dado un primer paso, aunque pequeño: el Gobierno federal y los Estados dispusieron la creación en los próximos 5 años de 200 nuevas cátedras para profesoras. En total Alemania cuenta con 38.000 cátedras.

DW recomienda