La UE hace un llamado a la unidad griega | Política | DW | 24.06.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

La UE hace un llamado a la unidad griega

Los líderes de la UE presionan a la oposición griega para que respalde las medidas de austeridad que propone el Gobierno griego, cuyo rechazo crece en la calle. Una eventual bancarrota griega tiene en vilo a Europa.

default

La oposición contra el paquete de austeridad crece.

Los líderes de la Union Europea dieron su aprobación inicial a un nuevo programa de ayuda adicional a Grecia que se sumaría al paquete de 110.000 millones de euros aprobado el año pasado. Sin embargo, condicionaron la ayuda a que los griegos respalden e implementen el nuevo programa de austeridad formulado por el gobierno del primer ministro Yorgos Papandreu.

“Eso es absolutamente necesario para restablecer la confianza”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, durante una cena en la sede del Consejo Europeo, en el marco de una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los 27 en Bruselas.

Previamente los líderes conservadores exhortaron a su correligionario griego Antonis Samaras, de la formación Nueva Democracia, a que respalde el programa de ahorro propuesto por Papandreu. Samaras, acérrimo adversario del primer ministro socialista, se negó a dar su visto bueno al paquete de austeridad a pesar de las presiones de sus compañeros ideológicos europeos, englobados en el Partido Popular Europeo (PPE).

Samaras insistió en rechazar el rumbo emprendido por Papandreu. “He apoyado totalmente los ajustes fiscales en Grecia, sin embargo el actual paquete de políticas implementado por el gobierno socialista exige más impuestos para una economía en una crisis sin precedentes”, dijo.

Screenshot der Internetseite www.bild.de FLASH-GALERIE

¿Nos arrastra este griego al abismo?, pregunta el diario sensacionalista Bild.

Sepulturero del euro

Samaras es considerado el sepulturero del euro. Si logra minar el respaldo del parlamento griego al paquete de austeridad que propone Atenas, ello se traduciría en una suspensión de ayudas internacionales, lo que conduciría a la insolvencia del país mediterráneo. Las consecuencias para la divisa europea y la economía mundial son impredecibles. La canciller alemana, Angela Merkel, dio una mano simbólica a Papandreu , al reclamar a Samaras "responsabilidad histórica" para aprobar los ajustes y sacar al país del abismo.

El nuevo paquete de rescate y un nuevo tramo de ayudas (del primer rescate) de 12.000 millones, que necesita el país en julio proximo para evitar la insolvencia, dependen de que el programa de austeridad obtenga la aprobación del Parlamento griego.

Dicho programa, pactado con la UE y el FMI contempla ahorros de 28.000 millones de euros a través de la eliminación de decenas de miles de puestos de trabajo en el sector público, una reducción de las pensiones y nuevos aumentos de impuestos. A esto se suma un ambicioso programa de privatizaciones de 50.000 millones. Este último ha sido muy criticado pues para muchos griegos es casi como poner el país a la venta. Además de la oposición, el plan ha recibido un amplio rechazo por parte de grupos sindicales y al opinión pública griega. Son muchos los que están dispuestos a irse a la huelga.

Protesters gesture and wave Greek flags front of the Parliament during a rally against plans for new austerity measures, in central Athens, Wednesday, June 15, 2011. A 24-hour anti-austerity strike by Greece's largest labor unions crippled public services Wednesday, as the Socialist government was to begin a legislative battle to push through last-ditch cost-cutting reforms that will extend beyond its own term in office. (Foto:Lefteris Pitarakis/AP/dapd)

Imagen de la huelga general del 15 de junio en Grecia.

No hay plan B para Grecia

“Que nadie se haga ilusiones en Grecia de que existe un Plan B”, advirtió el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker. “Todos tenemos que trabajar en ello, nosotros también”, Juncker dijo no entender a los griegos que dicen no tener nada que ver con la actual crisis. “Grecia tiene que emprender una transformación estructural y de ordenamiento político serio para que logre dar un salto al futuro”, advirtió.

El nuevo ministro de Finanzas Evangelos Venizelos dio a conocer los detalles del programa de austeridad, que incluye un impuesto de solidaridad para todos los griegos de entre 1 y 4% dependiendo de sus ingresos, mismo que se aplicará durante cuatro años. Pero será del 5% anual para todos los ministros, parlamentarios, altos funcionarios y figuras de elección popular como alcaldes. Aquellos que ejerzan un oficio o una profesión de manera independiente, como abogados, electricistas o plomeros deberán pagar unos 300 euros adicionales al fisco.

Más allá de los dolorosos impuestos y medidas que tendrán que asumir los griegos para salvar el país de la quiebra, la estrategia marcada por los líderes europeos tiene fuertes críticas, incluso entre los aliados de Merkel. “Grecia estaría mejor con el dracma y el euro estaría mejor sin Grecia”, dijo Georg Nuesslein, portavoz parlamentario de política económica de la Unión Social Cristiana (CSU), la hermana bávara de los demócratacristianos (CDU) de la canciller alemana, Angela Merkel. Nuesslein llamó a un debate honesto sobre las realidades económicas en Grecia y criticó un reporte sobre su capacidad de sostener su deuda escrito por expertos de la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. El desenlace de la tragedia griega es todavía imprevisible, y mantendrá todavía en vilo a Europa.

Autora: Eva Usi/Dpa/Reuters

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda