1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

La guerra de Kosovo sigue dividiendo opiniones

La guerra de Kosovo tuvo consecuencias en la política interior y exterior de Alemania y en el derecho internacional, tanto en Europa como en el resto del mundo. A diez años de la guerra, el debate continúa.

default

Albano-kosovares festejan la independencia flameando la bandera de Albania (izq.) y la de Kosovo (der.).

Cuando el 30 de enero de 1999 el Consejo de la OTAN autorizó a Javier Solana, entonces Secretario General, ordenar el ataque aéreo a la ex república de Yugoslavia para acabar con los crímenes a los albano-kosovares, sometidos a expulsiones por el gobierno de Slobodan Milosevic, aún no habían fracasado del todo las negociaciones en la ciudad francesa de Rambouillet.

En dichas negociaciones participaron representantes de EE.UU., de la Unión Europea y de Rusia. El objetivo era un acuerdo de paz entre la ex República de Yugoslavia y la cúpula de los albano-kosovares, cuya población era mayoría en la provincia de Kosovo, entonces de un 90 por ciento. El gobierno de Slobodan Milosevic no aprobó el acuerdo y continuó reprimiendo y asesinando brutalmente a la población civil como respuesta a los ataques del CKU, grupo armado de liberación de Kosovo. El 24 de marzo, luego de un ultimátum, la OTAN envió aviones de guerra para bombardear territorio serbio.

Decisión controvertida

Con esta decisión comenzó hace diez años la guerra en Kosovo,

Alltag in der serbischen Provinz Kosovo

Un grafitti recuerda que la guerra aún está presente en Kosovo.

un paso cuya legitimidad aún se discute en Alemania y Europa. A pesar de las advertencias, propuestas de acuerdos y amenazas de un ataque militar por parte de la OTAN, las tropas yugoslavas continuaron con la expulsión y las violaciones a los derechos humanos. La guerra duró 79 días y los aviones “Tornado” volaban sobre territorio serbio en la primera misión de guerra del Ejército de la Alemania Federal. Y era la primera vez que la OTAN autorizaba un ataque a otro país como “intervención humanitaria”. Quienes criticaban en ese momento la intervención alegaron que la OTAN violaba las normas del derecho internacional.

Para el partido alemán Los Verdes, este paso decisivo los puso a prueba, si bien la mayoría de los parlamentarios están convencidos de que fue correcto. Desde el punto de vista del derecho internacional sigue siendo una decisión controvertida. Según el diputado de Los Verdes Winfried Nachtwei, a DW-RADIO, “el ataque aéreo contra la ex Yugoslavia fue más que dudoso, pero en vista de lo intrincado de la situación reinante y las oportunidades desaprovechadas no había mejor alternativa. Fue correcto, pero de ningún modo un ejemplo a seguir”.

Uta Zapf, diputada del Partido Socialdemócrata alemán, opina también en DW-RADIO que “fue inmensamente difícil y doloroso para nosotros tener que participar de una guerra. Pero estoy convencida de que fue lo correcto, y que impidió una desestabilización aún mayor en los Balcanes. Se brindó ayuda a quienes sufrían una represión brutal. Hoy, la sociedad de la Yugoslavia de Milosevic necesita tiempo para volver a la democracia. Está dividida, pero menos que antes”, piensa Zapf.

Redefinición del derecho internacional

Späte Trauer

Una madre albana coloca rosas como homenaje a los asesinados.

El experto austríaco en derecho internacional Joseph Marco cree que lo controvertido de la intervención militar en Kosovo, además de revelar sus puntos débiles, impulsó el desarrollo de esta área del sistema jurídico. En DW-RADIO dijo que “Kosovo fue un punto de transición que hizo avanzar el derecho internacional. La intromisión humanitaria de la OTAN hizo que se redefiniera la “doctrina de la soberanía”, es decir, la no intromisión en asuntos internos”, dice Marco.

Sin embargo, no cree que se haya logrado aún clarificar suficientemente este aspecto. “Pero”, prosigue, “al menos se discute a fondo si a los Estados se les debe permitir gozar de sus derechos soberanos sólo si representan a su población civil, y la protegen. Como consecuencia, las persecuciones de minorías étnicas o religiosas conducirían a que los Estados que las practican perdieran el derecho a ser soberanos”.

Otra visión ofrece el entonces Juez del Tribunal de Justicia Federal Alemán, Wolfgang Neskovic, a DW-RADIO. Según él, la guerra de Kosovo “fue un claro quiebre del derecho internacional, ya que no fue autorizada por el Consejo de Seguridad de la ONU. La participación de Alemania fue una contravención a la Constitución, ya que no hubo ataques a territorio alemán ni a territorios aliados. La guerra de Kosovo fue una grave violación al derecho internacional, y por ello un gran error”, critica Neskovic.

El debate continúa

En Alemania y Europa se temía que los crímenes y expulsiones no tuvieran fin, y eso influyó en las decisiones que se tomaron, por más neutrales y objetivas que estas hayan sido.

Deutschlandfunk, la emisora alemana, cita una declaración del

Kosovo-Albaner auf der Flucht 1999

Cientos de refugiados albano-kosovares marchan al exilio.

entonces Ministro de Exterior Joschka Fischer, del partido Los Verdes: “El problema no es sólo la catástrofe humanitaria provocada por la república de Yugoslavia, por la política de Milosevic, y no estoy diciendo por el pueblo serbio, sino por la política de Milosevic. El problema es que a raíz de la política de Milosevic puede partir un peligro de guerra permanente para toda Europa, y este peligro es el que no podemos aceptar, ese el punto decisivo”.

La experiencia de la guerra en Yugoslavia seguirá ocupando a la sociedad alemana. Es un proceso que recién comienza y cuyas consecuencias en la política interna y externa son visibles, por ejemplo, en Afganistán, como lo confirma Cornelius Adebahr, de la Sociedad Alemana de Política Exterior en DW-RADIO: “Hoy nos comprometemos mucho más en el extranjero que antes. Pero no en un sentido belicoso, sino en misiones multilaterales y multinacionales, con mandatos de las Naciones Unidas y guiadas por la Unión Europea. Es un tipo de política de seguridad que necesita del aspecto militar, sin duda. Y eso no hubiese sido posible sin Kosovo".

Según el experto, ese es el cambio más importante que se produjo como resultado de la guerra de Kosovo, también en la política interna.

Autores: Goran Goic/Fabian Schmidt (cp)
Editor: José Ospina

DW recomienda