1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Invierte Abu Dhabi 1.900 millones de euros en Daimler. ¿Todos ganan?

La firma de inversiones Aabar, de Abu Dhabi, inyectó casi dos mil millones de euros al consorcio Daimler. La noticia fue bien recibida por los mercados. Daimler desarrollará alternativas al motor de combustión interna.

default

Khadem Al Qubaisi y Dieter Zetsche, durante la conferencia de prensa en Stuttgart.

Para el consorcio alemán Daimler, la incorporación de la firma de inversiones Aabar constituye una auténtica carambola de tres bandas. Con la nueva sociedad, el consorcio alemán gana un inversionista clave, mejora su capitalización y establece una sociedad a largo plazo que le permitirá superar los tiempos difíciles por los que atraviesa la industria, afirmó el presidente del fabricante de autos, Dieter Zetsche.

Deutschland Auto Daimler Pressekonferenz in Stuttgart

Qubaisi y Zetsche responden a preguntas de la prensa.

Retos y oportunidades

“Nos enfrentamos ahora a dos grandes retos”, dijo el ejecutivo. “El primero es el tránsito de los motores convencionales a base de combustión al uso de tecnologías innovadoras. Luego viene el problema de las cifras de ventas en la recesión más grande desde la Segunda Guerra Mundial”, agregó.

Los inversionistas de Aabar, originarios del emirato de Abu Dhabi, inyectarán 1.950 millones de euros en el consorcio con sede en Stuttgart. Existe la opción a aumentar la proporción de dicho capital, que por el momento equivale a 9,1 por ciento de la participación total.

Pero ello “debe ser considerado más adelante. Por ahora estamos satisfechos”, dijo el presidente de la firma, Khadem Al Qubaisi, en conferencia de prensa celebrada este lunes en la capital de Suabia.

Deutschland Auto Daimler Pressekonferenz in Stuttgart

Aabar podría aumentar su participación en Daimler.

Apoyo total a Daimler

Anunció además que “todas las inversiones que realicemos en la industria automovilística serán a través de Daimler”, a lo cual se incorporaron otras señales muy claras dirigidas a los mercados.

Qubaisi indicó, por ejemplo, que “no venimos a enseñarle a nadie cómo fabricar automóviles”; y además, que “no estamos interesados en ensamblar autos en Abu Dhabi”. Por último, anunció que los nuevos inversionistas no ocuparán por el momento un asiento en el Consejo de Vigilancia de Daimler.

Por su parte, Dieter Zetsche precisó que las inversiones por parte de la firma Aabar están orientadas a todo el consorcio. A lo largo de los cuatro meses que duraron las negociaciones, “en ningún momento se mencionó la posibilidad de dividir o desmantelar a la empresa”, dijo el ejecutivo alemán.

Tales anuncios lograron su objetivo inmediato: en la sesión bursátil de este lunes, las acciones de Daimler subieron hasta un siete por ciento como reacción a los anuncios hechos en Stuttgart. La participación de Aabar en Daimler contempló un precio de 20,27 euros por acción.

LKW Fabrik Daimler in Wörth

Daimler fabrica autos, motores y vehículos pesados.

Entre el petróleo y la ecología

Pero en todo ello tambien parece haber un perdedor: el grupo de inversionistas de Kuwait que desde 1974 participa en el paquete accionario de Daimler. Con la incorporación de los inversionistas de Abu Dhabi, la participación kuwaití en el consorcio bajó de 7,6 a 6,9 por ciento.

Los inversionistas de Abu Dhabi realizan aportaciones de capital en sectores como el energético, el automovilístico y el inmobiliario. Contrario a lo que sucede en Kuwait, una de las metas estratégicas de Aabar consiste en reducir la dependencia de dicho emirato respecto a los hidrocarburos.

Paradójicamente, Aabar es filial de la International Petroleum Investment Company, fondo que es propiedad del gobierno de Abu Dhabi.

La noticia provocó reacciones en la clase política alemana. Ulrich Wilhelm, vocero del gobierno federal, señaló que “con esta inversión se reconocen las posibilidades de crecimiento a largo plazo así como la fortaleza de la industria automovilística en Alemania”.

Autor: Enrique López

Editora: Claudia Herrera

DW recomienda