1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Informe del SIPRI: el sangriento negocio de la guerra

La guerra es un gran negocio, sobre todo para la industria armamentística. El Instituto SIPRI de Estocolmo publicó un informe sobre las ventas de los cien mayores fabricantes de armas del mundo.

Los conflictos armados dominan el escenario mundial: en Siria, en Irak, en Ucrania... por nombrar algunos. El nuevo informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI) sobre los cien mayores fabricantes de armamento del mundo sorprende con sus resultados. Si bien los gastos en armamento se han reducido por cuarto año consecutivo, bajaron sólo ligeramente y a alto nivel. El SIPRI estima las ganancias de los cien fabricantes líderes de la industria armamentística para el año 2014 en 401.000 millones de dólares, es decir, un 1,5 por ciento menos que en 2013. Otra particularidad del estudio es que deja entrever que los actores de peso en el negocio armamentístico se están desplazando hacia Rusia.

Pieter Wezeman, experto en gasto militar del SIPRI.

Pieter Wezeman, experto en gasto militar del SIPRI.

Pieter Wezeman, experto en gasto de defensa que colaboró con la investigación del SIPRI, dice en entrevista con DW que "las empresas rusas de armamento registraron un enorme aumento en sus ventas: las que están entre las cien primeras tuvieron un incremento de sus volúmenes de ventas de casi un cincuenta por ciento entre 2013 y 2014". Actualmente, 19 firmas rusas están entre las 100 líderes en ventas. Hasta 2013 solo eran 10, y ya entonces habían aumentado sus ventas en un 20 por ciento.

Estados Unidos, líder en el mercado de armas

Sin embargo, esos incrementos no deben distraer de la realidad: los que siguen dominando el mercado armamentístico en el mundo son Estados Unidos y Europa, con casi un 80 por ciento de todas las ventas. Solo en EE. UU., 38 fabricantes de armas están entre los 100 con mayor volumen de negocio. Sus ventas representan más de la mitad del comercio mundial. De los cien actores más importantes, para ser más exactos, suponen un 54,4 por ciento. Lo que a Pieter Wezemann le parece digno de remarcar es que, en comparación con los resultados del año anterior, están apareciendo nuevos comerciantes provenientes de países más pequeños, o nuevos fabricantes, como, según dijo a DW, Turquía y Corea del Sur.

Alemania parece ir en contra de la tendencia a la baja de la venta de armamento en Europa: en 2014 vendió un 10 por ciento más de armas que en 2013. La mayor parte de las ventas se registró en el sector de submarinos de guerra. De acuerdo con Wezemann, los países que compraron submarinos de Thyssen-Krupp son, sobre todo, Israel, Turquía y Corea del Sur. La fábrica de armamento Rheinmetall, dice el experto, por el otro lado, se beneficia del nuevo interés que despiertan los vehículos blindados en Alemania. El experto del SIPRI lo relaciona con el desarrollo del conflicto en Ucrania. El rebrote de violencia armada en Europa y también en Cercano Oriente "refuerza la importancia del Ejército". Suecia y Alemania, por ejemplo, aumentan sus presupuestos de defensa, y eso es aprovechado, en primer lugar, por la industria armamentística nacional: "los clientes más importantes de las fábricas de armas son sus propios gobiernos", subraya Wezemann.

Alemania, país exportador de armas

Submarinos alemanes para Colombia.

Submarinos alemanes para Colombia.

Alemania está entre los grandes exportadores de armamento, incluso entre los más grandes de Europa. Y eso a pesar del anuncio del vicecanciller y ministro de Economía, Sigmar Gabriel, de actuar de manera más restrictiva en cuanto a las ventas de armamento. La provisión de tanques de guerra de la compañía Krauss-Maffei Wegmann, en el puesto 83 del ranking, a Arabia Saudí o a Catar no condice con lo que propaga el Gobierno alemán. Después de todo, ambos países están involucrados en combates en Yemen. Pieter Wezemann intenta una respuesta a esa contradicción: los acuerdos que antecedieron a esos negocios ya se firmaron hace algunos años, cuando aún no había guerra en Yemen y Sigmar Gabriel no era ministro de Economía y vicecanciller.

A todo esto, el informe del SIPRI no menciona a China, algo que el instituto de Estocolmo aclara diciendo que faltan datos confiables sobre la venta de armas en ese país. Sin embargo, Wezemann deja en claro que China es un productor de armamento de extrema relevancia. Seis empresas chinas están entre los 20 mayores vendedores de armas en el mundo, y un fabricante de aviones chino, incluso entre los 10 primeros. El crecimiento impetuoso de la industria china de armamento se debe, según él, a dos factores: por un lado, al aumento vertiginoso en gasto militar de China, que crece desde hace más de diez años. Por el otro lado, también al claro incremento de las exportaciones de armamento de China.


DW recomienda