1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Grecia: posible acuerdo con efectos secundarios

El nuevo paquete de ayuda para Grecia se firmaría en pocos días, pero Syriza podría dividirse. La poderosa ala izquierda del partido gobernante promete regreso al dracma, la antigua moneda.

La Acrópolis, un símbolo griego en contínua restauración. ¿Y el Estado?

La Acrópolis, un símbolo griego en contínua restauración. ¿Y el Estado?

Este viernes, los ministros de Finanzas de la zona euro podrían dar luz verde a nuevas subvenciones al Estado griego. El tiempo apremia: el 20 de agosto se cumple el plazo para que Grecia pague 3,2 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE). Atenas necesita urgentemente capital fresco para cumplir con esta obligación.

Según la televisión estatal griega ERT, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) prepara un paquete financiero por un monto de al menos € 50 mil millones. “Una alentadora señal de que pronto habrá un acuerdo”, según la emisora.

Thanos Dokos, director de la organización Atenas Think Tank ELIAMEP, también lo ve así: "Las reservas financieras se agotan, los plazos siguen corriendo y el gobierno está con la espalda contra la pared. Por lo que Atenas está haciendo todo lo posible para llegar a un acuerdo”.

Amenaza de escisión de la fracción de izquierda ortodoxa

La resistencia al primer ministro Alexis Tsipras crece en su propio partido. El ahora depuesto ministro de Energía Panagiotis Lafazanis, líder de la fracción radical del partido de izquierda, es también un fuerte defensor de la idea de que Grecia debe abandonar el euro y reintroducir el dracma. Panagiotis Lafazanis amenaza además, con fundar un nuevo partido. “Al parecer, esto es ya una decisión tomada”, dijo en Twitter Dimitris Papadimoulis, político de Syriza especializado en temas europeos.

El ministro de Estado Nikos Pappas, confidente cercano del primer ministro Tsipras, ha lanzado por ello una contraofensiva: “Nadie está autorizado a fundar un partido dentro del partido", advirtió en entrevista con el dominical económico Real News.

Pero este lunes la izquierda radical fue más allá: “El Gobierno debe parar ya las negociaciones con los prestamistas. Grecia necesita una política monetaria propia”, advirtió el parlamentario de Syriza Stathis Leoutsakos, en entrevista televisiva.

Una propuesta malinterpretada

El politólogo Thanos Dokos lo da por sentado: "La división del partido izquierda Syriza era, en realidad, una cuestión de tiempo. Lo que yo no hubiera creído es que sucediera tan pronto. Pero esta división también tiene un efecto liberador para el primer ministro ", agrega Stathis Leoutsakos. Ahora, Tsipras podrá aprovechar su alta aceptación en las encuestas y convocar nuevas elecciones para lograr una mayoría que le permita gobernar más eficazmente.

Pero mientras el Gobierno de Francia se acerca cada vez más al Gobierno de Atenas y alaba las intenciones de Syriza de firmar el acuerdo hasta el 20 de agosto, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, es criticado en la prensa griega: varios periódicos hablan de presuntos intentos de Berlín de “torpedear” las negociaciones.

Incluso la propuesta de Schäuble, de dar una ayuda de emergencia a Grecia, fue tomada en Atenas como un intento de socavar las negociaciones del tercer rescate. Y eso que políticos de Syriza, como el mismo vicepresidente del Parlamento griego, Alexis Mitropoulos, ha dicho que “esa sería la mejor solución para Grecia”, para que el gobernante partido Syriza tenga más "tiempo y energías" de poner en práctica su programa electoral.