1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Gira de Bush en Medio Oriente: "las perspectivas no son buenas"

La primera visita de George W. Bush al Medio Oriente comenzará con fuertes medidas de seguridad pero con pocas expectativas de resultados concretos. En nueve días Bush recorrerá 7 países y probablemente habrá sorpresas.

default

Bush viaja por primera vez a Israel y los territorios palestinos.


El objetivo declarado de la primera –y calificada como histórica- visita de Bush a la región en el último año de su gestión como jefe de la Casa Blanca es dar un impulso al proceso de paz entre israelíes y palestinos, cuyo diálogo comenzó en Annapolis en noviembre pasado, cuando se reunieron 44 naciones en el puerto de Maryland. Entonces el primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente palestino, Mahmud Abas, acordaron iniciar nuevas negociaciones. A finales de año, coincidiendo con el fin de la presidencia de Bush, deberán presentar un plan para poner fin al conflicto. Pero las negociaciones no avanzan. Los israelíes han atacado objetivos en la Franja de Gaza en represalia por las agresiones con misiles por parte de palestinos.

„El presidente estadounidense quiere con este viaje sentar una señal por lo menos, de que le interesa una solución al problema en el Cercano Oriente. Hemos esperado mucho a que haga algo en la región. Entonces se produjo Annapolis, que fue un éxito a medias. Ahora intenta lograr un avance, pero las perspectivas no son buenas. Ha dejado pasar mucho tiempo y en la región entre tanto han sucedido muchas cosas como para que pueda resolver esta crisis en tan poco tiempo”, señala el Profr. Udo Steinbach, director del Centro de Estudios sobre el Cercano Oriente de Hamburgo, en conversación con DW-WORLD.

Tausende Juden beten aus Protest gegen Nahostkonferenz in Annapolis

Miles de judíos protestan contra la Cumbre de Annapolis en Jerusalén.

Amenazas terroristas

No habrá una cumbre entre Bush, Olmert y Abas, como hubieran deseado los palestinos. Bush se reunirá con Olmert en Jerusalén y posteriormente viajará a Cisjordania para reunirse con el presidente Abas y su primer ministro, Salam Fayyad. Pero todo cambio es posible en el programa de la gira presidencial, cuyos detalles no han sido revelados por la Casa Blanca. Al Qaeda llamó al mundo musulmán a recibir a Bush con bombas. “Salúdenlo no con flores y aplausos sino con bombas y trampas”, dijo el islamista estadounidense Adam Gadahn en un video transmitido en Internet.

Durante toda su presidencia Bush ha evitado visitar Israel, argumentando que no se quiere inmiscuir en el conflicto en el Medio Oriente. Los esfuerzos de su predecesor, Bill Clinton, por alcanzar un acuerdo entre ambas partes han sido calificados por Bush como tiempo perdido. Sin embargo durante el último año de su gestión Bush se esmera por mejorar su muy dañada imagen por la guerra de Irak.

Pressesekretärin des Weißen Haus Dana Perino über die Situation in Pakistan

Poco dijo la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, sobre el programa de la gira de Bush.

Programa sujeto a cambios

Bush llega el miércoles a Israel en donde se reunirá con el primer ministro Ehud Olmert y el ex primer ministro británico Tony Blair, actual representante del Quarteto para el Cercano Oriente, al que pertenecen la ONU, la Unión Europea, Rusia y Estados Unidos. El jefe de la Casa Blanca visitará por primera vez Cisjordania, en donde será recibido por el presidente Mahmud Abás y su primer ministro, Salam Fayyad. El sábado Bush prosigue su recorrido en Kuwait en donde visitará la base militar de Arifjan, la central logística de la guerra en Irak. Después viaja a Bahrain en donde visitará una base naval estadounidense, para después viajar a los Emiratos Árabes Unidos. En Abu Dhabi Bush pronunciará el único discurso de su gira de 9 días de duración. Continúa la gira en Duabi y luego en Arabia Saudita en donde será recibido por el rey Abdullah. Egipto será la última estación del viaje de Bush, quien se reunirá con el presidente Hosni Mubarak.

Se especula con que podría haber sorpresas en la gira presidencial. Por ejemplo una visita relámpago a Irak o el Líbano. Ambos países engrosan la lista de problemas de la política exterior estadounidense. En Irak la guerra se acerca a su quinto aniversario. Aunque las tropas estadounidenses se atribuyen nuevos éxitos militares, entre los que figuran el combate de las milicias sunitas contra Al Qaeda, la guerra está lejos de ser ganada. Además, el gobierno iraquí de Nuri al Maliki tampoco ha logrado la ansiada reconciliación interna. En el Líbano una visita de Bush fortalecería al prooccidental primer ministro Fuad Siniora y sería también una advertencia a la vecina Siria.

DW recomienda