1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Francisco por la paz en Sri Lanka

Esta semana el papa Francisco visita Sri Lanka. Cinco años después del fin de la guerra civil, la Iglesia Católica desempeña un papel importante de reconciliación entre la etnia mayoritaria cingalesa y la minoría tamil.

En la campaña electoral presidencial en Sri Lanka, ambos lados han tratado de atraer el voto cristiano. El opositor Maithripala Sirisena se convirtió la semana pasada en el presidente del país al derrotar en las elecciones a Mahinda Rajapaksa por un estrecho margen de tres puntos. Ambos visitaron a principios de diciembre la Conferencia Episcopal para apoyar públicamente a los cristianos del país. A finales de noviembre, aparecieron en todo el país grandes carteles que mostraban a Rajapaksa junto al papa Francisco. Los sacerdotes, que no querían ser utilizados por los partidos políticos, lo encontraron fuera de lugar y alertaron de una eventual instrumentalización de la visita del Sumo Pontífice (del 13 al 15 de enero).

El año pasado, el anterior presidente, Mahinda Rajapaksa, recibió quejas de la Conferencia Episcopal, que le exigía la "reconciliación y la reconstrucción de la nación", "reformas fundamentales" y un retorno al "imperio del derecho".

Anclada en ambos lados

Los católicos de Sri Lanka, que tiene 21 millones de habitantes, representan un ocho por ciento de la población total. Los católicos pertenecen tanto a la etnia mayoritaria cingalesa como a la minoría tamil. La Iglesia Católica adquiere importancia en el análisis crítico y proceso de reconciliación de la guerra, un conflicto entre el gobierno central y el grupo de rebeldes “Tigres de Liberación del Eelam Tamil” que duró casi 26 años. Desde 1983 hasta 2009 los separatistas tamiles lucharon por un Estado propio en el norte y este del país. Los rebeldes fueron derrotados y se puso fin a una guerra que provocó entre 80. 000 y 100. 000 muertes.

Christen in Sri Lanka

Peregrinos cristianos en la región tamil de Jaffna

Actualmente, la Iglesia Católica es la única institución influyente que está anclada en ambos grupos de población. "La Iglesia de Sri Lanka ha dejado claro que el Sumo Pontífice viene para apoyar la reconciliación. Es decir, el Papa viene para todos los habitantes del país”, explica Radu Carciumaru, politólogo de Heidelberg y experto en Sri Lanka.

Grandes resistencias

2009 Jahresrückblick Mai Sri Lanka Ende Bürgerkrieg Archivbild

La mayoría daba gritos de alegría en 2009 por la derrota de los rebeldes tamiles. Todavía se espera la reconciliación nacional

La situación política en el país, cinco años después del fin de la guerra civil, aún es tensa. "La desconfianza después de esta larga y brutal guerra es muy grande en ambos lados", dice Carciumaru. "Las anteriores regiones rebeldes, sobre todo en el norte, son controladas por el ejército, que hace imposible una normalización, y el Gobierno casi no se esfuerza por mejorar la situación”. "Se podría hasta decir que impide la aclaración de los crímenes de guerra cometidos por el ejército durante el conflicto. Mientras tanto, cientos de antiguos combatientes tamiles siguen en prisión", añade Carciumaru.

La Iglesia Católica ha llamado repetidamente a la reconciliación y a dejar atrás el pasado. Los tamiles recuerdan una y otra vez los crímenes contra su pueblo sobre todo en el último periodo de la guerra civil; exigen el reconocimiento de la ONU y piden que cesen también las numerosas amenazas de asesinato e insultos vía Internet.

Trabajo de reconciliación local

Buddhismus Vesak Fest Sri Lanka 14.05.2014

El 70% de la población es budista

Según Carciumaru, el conflicto étnico entre cingaleses y tamiles no es la única línea de escisión social en el país: "budistas radicales critican sobre todo a los musulmanes y cristianos evangélicos, a los que acusan de misionar. "Además, el clan Rajapaksa y sus seguidores han luchado para conseguir poder y empleado a los medios, la policía y el servicio secreto contra sus adversarios".

Sri Lanka se encuentra todavía lejos de gozar de una identidad nacional común. La Iglesia Católica desempeña, según Caciumaru, un importante papel: "Localmente hay muchos ejemplos de un eficaz trabajo eclesiástico de reconciliación. La Iglesia se compromete mucho en el área de formación y beneficencia y contribuye así a la estabilización de la sociedad”. La visita del papa Francisco aspira a destacar ese trabajo.