Exitosa cumbre con efectos de largo plazo | Política | DW | 16.11.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Exitosa cumbre con efectos de largo plazo

En la cumbre de Washington sobre la crisis financiera, el G 20 acordó un mayor control y más transparencia de los mercados. No sólo por eso la cumbre fue un éxito, en opinión de Michael Knigge.

default

Las expectativas en torno a esta crisis financiera y económica eran muy divergentes. Algunos esperaban un big bang y la reinvención del orden financiero global. Otros deseaban poder volver rápidamente al quehacer cotidiano, tras una exhortación biensonante pero vaga de los Estados del G 20.

Knigge_Michael.jpg

Michael Knigge, encargado de la redacción alemana de DW-WORLD.

La cumbre de Washington decepcionó, sin embargo, a quienes sustentaban posiciones extremas. Y justamente por eso fue un éxito. El presidente estadounidense, George W. Bush, tuvo razón al señalar antes del encuentro que la crisis no había surgido de la noche a la mañana y, por lo tanto, tampoco podía ser resuelta en un día. Pero los europeos, y en especial los alemanes, también estaban en lo cierto al insistir en emprender una renovación de la estructura financiera global en la forma más rápida y concreta posible.

El resultado del amplio informe final es considerable: en el documento conjunto no sólo se plasma el acuerdo de erigir nuevos órganos globales de control, una mejor vigilancia de las agencias de Rating y la regulación de los Hedge Fonds de alto riesgo. También se indica que el orden financiero y económico mundial debe volverse más transparente y fiable. Las organizaciones financieras internacionales han de ser reformadas.

Seamos sinceros: ¿Quién hubiera pensado hace pocos meses que precisamente Estados Unidos convocaría a una cumbre en la que tales cosas fueron acordadas? Seguramente nadie. Al margen de los resultados concretos, la cumbre también constituyó un gran éxito por otro motivo adicional: por primera vez se sentaron a una mesa los jefes de Estado y de Gobierno de las principales potencias industrializados con sus colegas de los países emergentes, para resolver una crisis global. Y este círculo del G 20 no será flor de un día, sino más bien un modelo para el futuro manejo global de crisis. Todos -es decir, también los países industrializados occidentales- estuvieron a favor de otorgar un mayor papel a los países emergentes como India, China y Brasil en los organismos financieros internacionales. Exactamente eso es lo que significa la frase frecuentemente escuchada en Washington en cuanto a que el sistema financiero debe adaptarse a las realidades del siglo XXI. Con la cumbre del G 20 se dio inicio oficialmente al reordenamiento de la correlación global de fuerzas. Tras este encuentro, un retorno al orden previo a la crisis financiera parece prácticamente inconcebible.

DW recomienda