1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Europa: “¿Hemos traicionado nuestros valores?”

El lema de la Segunda Conferencia de Escritores Europeos es combativo: “DerribarFronterasEscribiendo".

No se tenía en mente planear una serie de conferencias, pero tras el primer encuentro de escritores europeos bajo el auspicio del Ministro de Exterior, Frank-Walter Steinmeier, “el sueño europeo” seguía aún vivo, y el debate en sí pedía más. ¿Qué es Europa y dónde termina el continente? ¿Cuáles son los valores europeos y para quiénes están vigentes? ¿Qué pueden aportar las palabras y los relatos de los escritores en tiempos de creciente nacionalismo y xenofobia?

De hecho, es definitivamente necesario el diálogo sobre las identidades europeas. Junto con Steinmeier, los autores Mely Kiyak, Nicol Ljubić, Tilman Spengler y Antje Rávic Strubelt tomaron la iniciativa e invitaron a Berlín a 30 escritores de todo el continente. Durante dos días se debate y lee en público. No solo se conversa en muchos idiomas en la Academia de las Artes y en el Deutsches Theater, sino también fuera de los podios de debate.

Abismo entre deseo y realidad

El Ministro del Interior, Frank-Walter Steinmeier, con los escritores participantes.

El Ministro del Interior, Frank-Walter Steinmeier, con los escritores participantes.

El título en principio, “DerribarFronterasEscribiendo”, es una invitación a debatir más allá de las fronteras, dijo el ministro Steinmeier en la inauguración. Se trata, sobre todo, de las fronteras invisibles, como la incomprensión, los prejuicios, los resentimientos y la delimitación que crean repetidamente líneas divisorias. Significa ir en contra de ”las fronteras entre lo posible y lo deseable, lo que hoy en día ojalá todavía relacionemos con el sueño europeo. Mientras tanto “toda una mezcla de crisis financiera y económica, debates sobre el brexit y los refugiados ponen a Europa bajo presión”, es por ello que en la Europa actual, el abismo entre sueño y realidad es más profundo que nunca, resumió Steinmeier.

El ministro germano dijo a los literatos europeos: “Ustedes nos hacen tomar en cuenta la imagen de Europa, en muchos fragmentos, de manera más compleja que con frecuencia la mera descripción que conocemos de nuestros debates y medios de comunicación nacionales. Necesitamos el cambio de perspectiva, que nos den otros puntos de vistas sobre nosotros, nuestros vecinos. La visión a través del filme, la literatura, el arte y el teatro".

¿Europa ha traicionado sus valores?

“¿No hemos traicionado nuestros valores hace ya tiempo si tenemos en cuenta los ahogados, los campamentos y las alambradas?”, se pregunta el periodista germano nacido en Croacia Nicol Lju. En el podio sobre valores europeos, se llega rápidamente al tema de los refugiados y las fronteras europeas.

Por el contrario, la siria Kefah Ali Deeb, artista y autora de libros infantiles, dice que “mi imagen personal de Europa no ha variado sustancialmente”. Sin duda, ella cree que hay una crisis humanitaria mundial, no solo en Siria, y el debate de los valores no debería solo centrarse en Europa. Ella invierte los papeles al acompañar a los visitantes a las colecciones de arte asirio, lo que es para ella una confirmación de que el arte de Oriente Medio es parte de la cultura europea.

Shumona Sina, escritora que vive en París desde 2001.

Shumona Sina, escritora que vive en París desde 2001.

Shumona Sinha, nacida en Calcuta y residente en París desde 2001 hizo furor con su furibundo libro “Matad a los pobres”. Tras publicar esta novela, que trata sobre la insoportable realidad de los solicitantes de asilo, perdió su puesto de trabajo de intérprete en las oficinas de inmigración. “Mi patria no es ni India ni Francia, sino el idioma francés”, dice Sinha y añade que “(…) no seré nunca francesa. La sangre siempre define cuán europea eres”.

¿Demasiado “input“ de diferentes culturas?

Nir Baram de Israel, Nir Baram de Suecia, Mehmet Yashin de Chipre y Jonas Luescher de Suiza asumieron la difícil tarea de hablar sobre cuánta inmigración puede soportar la cultura. Baraman, por ejemplo, habló del estado híbrido de la cultura israelí, que se definía en principio como europea, para después convertirse en en una todavía desestructurada “cultura en proceso”, un país en el que el 90% de la población habla árabe.

Jonas Luescher cree que “no necesitamos a los inmigrantes para destruir nuestra cultura. Ya lo hacen los nacionalistas de derecha.” Quizás sea más interesante la pregunta de cuánta inmigración necesita una cultura para que no se hunda en la monocultura. “La diversidad cultural define Europa. ¡Esto es lo que se tiene que difundir!”.

Los escritores de tantos países no pueden definir con claridad qué constituye la cultura europea. Doris Kareva tiene la propuesta más concisa:”Europa es un archipiélago lleno de puentes de palabras”.

DW recomienda