1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Internacional

Estados Unidos pone fin al tradicional consenso del G20

La cumbre del G20 condenó de forma enérgica y unánime la violencia de algunos manifestantes. En la mesa de negociaciones, sin embargo, el consenso respecto a la protección climática y el comercio no fue tan claro.

Al final de la cumbre del G20 en Hamburgo, la anfitriona Angela Merkel expresó su agradecimiento a los representantes de la Policía, que en los últimos días hicieron todo lo que estaba en sus manos para garantizar la seguridad de los jefes de Estado y de Gobierno, así como de sus delegaciones. La canciller alemana condenó enérgicamente los enfrentamientos violentos iniciados por militantes antiglobalización. Asimismo, les prometió rápido apoyo a las víctimas de la violencia.    

En cambio, los habitantes de los barrios hamburgueses de Schanzenviertel y Altona, en donde los vándalos saquearon tiendas, provocaron incendios y demolieron coches, no están tan contentos con la labor policial.

Más información:

-Ivanka hace lo que quiere en el G20

-El G20 promueve la globalización pese a la resistencia en Hamburgo

Unos 20.000 agentes de seguridad de Alemania y países europeos vecinos impidieron que los manifestantes penetraran en la fortaleza de la cumbre de las 20 principales potencias económicas. Al interior del recinto ferial, sede el encuentro, se acordó una declaración final bastante imprecisa en varios puntos. Los 20 invitados estuvieron de acuerdo en la necesidad de regular los mercados financieros y de luchar contra la financiación del terrorismo, así como la evasión fiscal.

No obstante, el desacuerdo en torno a la lucha contra el calentamiento global acabó con la tradicional unanimidad del G20. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que recientemente abandonó el Acuerdo Climático de París, no se dejó convencer en Hamburgo de la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. La canciller Merkel lamentó que EE.UU. acabaran con el consenso. "Estoy agradecida de que todos los demás jefes de Estado y de Gobierno declararan irreversible el Acuerdo de París”, dijo, y agregó que el acuerdo se debe implementar rápidamente. El presidente Trump insistió en que en la declaración final se incluyera que EE.UU. quiere ayudar a otros países a quemar de manera limpia sus combustibles fósiles. El Acuerdo de París, en cambio, contempla el abandono a largo plazo de la quema de combustibles fósiles, como carbón, gas y petróleo.

Trump causa buena impresión a Putin

Jean-Claude Juncker reunido con Donald Trump y Vladímir Putin.

Jean-Claude Juncker reunido con Donald Trump y Vladímir Putin.

Al presidente norteamericano, sin embargo, no pareció importarle el aislamiento internacional. Le agradeció a la canciller Merkel su fuerte liderazgo, que describió como "sensacional”. Trump usó el escenario hamburgués sobre todo para encuentros bilaterales. Desde el punto de vista estadounidense y ruso, el primer encuentro entre Donald Trump y Vladímir Putin fue el hito en la cumbre. 

Se acordó un alto el fuego parcial en Siria, algo que la nueva administración norteamericana describió como un éxito diplomático. Además, Trump aseguró haber abordado con Putin la presunta injerencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses. Sin embargo, el mandatario ruso rechazó todas las acusaciones. En la conferencia de prensa final, Putin señaló que se sentaron las bases para una futura cooperación. Asimismo, afirmó que "el Trump de la televisión se diferencia mucho de la persona real”.        

Concesiones en torno al comercio

Tras arduas negociaciones, los miembros del G20 se declararon a favor de un comercio justo y acordaron fortalecer los instrumentos que se implementarán en caso de que se perturbe el comercio. La Organización Mundial del Comercio (OMC) seguirá fungiendo como árbitro.

También se mencionó el libre acceso a los mercados. Esto es sobre todo una crítica contra China, que intenta proteger a sus empresas en el país de la competencia por parte de inversores extranjeros.  Donald Trump, por su parte, abogó por los acuerdos bilaterales, como por ejemplo con Gran Bretaña. Sin embargo, a diferencia de su campaña electoral, el presidente estadounidense rechaza ahora el proteccionismo. Uno de los pequeños logros del G20.

Angela Merkel

Angela Merkel

Críticas de organizaciones sociales

La canciller alemana también logró impulsar los acuerdos de inversión con África. Con una suerte de financiamiento inicial, las 20 potencias quieren ayudar a los países africanos aumentar las inversiones. A través de esta nueva perspectiva económica, se busca evitar que los africanos emigren a Europa.

Los miembros del G20 también acordaron combatir las epidemias y fomentar el papel de las mujeres. Varios grupos de la sociedad civil asistieron a la cumbre, y muchos criticaron la declaración final. "Es cada vez más evidente que el G20 no es grupo homogéneo, que los intereses de los diferentes países difieren mucho”, dijo Jörn Kalinski, de la organización de ayuda al desarrollo Oxfam.

En el segundo día de la cumbre, el presidente estadounidense, Donald Trump, se hizo reemplazar por su hija Ivanka. Esto es desde luego un estilo nuevo. El próximo G20 se celebrará en 2018 en Argentina.

Autor: Bernd Riegert (VT/JCG)

DW recomienda