Empresaria alemana al espacio… ¿con Brad Pitt? | Alemania | DW | 26.11.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Empresaria alemana al espacio… ¿con Brad Pitt?

Una joven empresaria alemana quiere hacer realidad el sueño de su vida: volar al espacio. En su aventura quizás la acompañe nada menos que Brad Pitt, si así lo quiere la suerte.

default

Sonja Rohde

Sonja Rohde siempre quiso ser astronauta, pero sus padres se opusieron. Ahora será la primera alemana en el espacio. En 2009, la empresaria será uno de los 84 primeros pasajeros a bordo del trasbordador espacial privado SpaceShipTwo.

Con el SpaceShipOne, Richard Branson, multimillonario británico y fundador de Virgin Galactic, hizo realidad el primer vuelo privado al espacio. El modelo sucesor, el SpaceShipTwo, que comenzará a volar a fines de 2008, tiene lugar para seis personas. Sonja Rohde es uno de los 84 primeros pasajeros de todo el mundo que ya se han asegurado un asiento en la nave. Son llamados los "fundadores".

Richard Branson enthüllt Flugzeug für Weltraumtouristen - Eve

El WhiteKnightTwo estacionado en el desierto de Mojave.

En la lista figuran personajes tan famosos como Angelina Jolie, Brad Pitt y el científico Stephen Hawking. Cada uno de ellos ya ha pagado 200.000 dólares por permanecer quince minutos en el espacio. Quién vuele primero y quién vuele con quién lo decidirá un sorteo. Está entonces dentro de lo posible que Sonja Rohde parta hacia las estrellas ya con una estrella a bordo, por ejemplo Brad Pitt. Lo cual en realidad no la inmuta: "en el espacio sideral hay seguramente cosas más interesentes que ver que Brad Pitt", dijo Rohde sin pestañear en una entrevista con la radio alemana WDR.

Casualidades… y no tanto

Que Sonja Rohde parta para el espacio es y no es casualidad. No lo es porque siempre quiso ser astronauta. Ya de niña, el padre debía llevarla continuamente al parque de diversiones, a andar en todo tipo de aparato que se moviera y agitara. Sonja Rohde decidió muy pronto también que quería ser astronauta. Pero es hija única y la familia tiene una empresa ya desde hace tres generaciones. Que ella algún día asumiría la dirección fue siempre un sobreentendido.

No obstante, la aventura espacial es también casualidad. Todo comenzó hace tres años en un safari en África. Casualmente, Rohde tenía un cuarto en la misma cabaña que el multimillonario británico Richard Branson y cenaron juntos. Branson le contó de su empresa espacial Virgin Galactic y los planes para posibilitar a personas comunes y corrientes un viaje al espacio. Sonja Rohde quedó encantada de inmediato con la idea.

Espontáneamente dijo que sí a la propuesta de Branson de formar parte del primer grupo de 84 personas que partirán rumbo a las estrellas desde un "aeropuerto espacial" en el Estado de Nuevo México, Estados Unidos. En el grupo, Rohde es el único pasajero de Alemania.

Nave nodriza y trasbordador

Richard Branson Vorstellung seines Raumschiffes

Richard Branson presenta un modelo del trasbordador espacial SpaceShipTwo, en medio del doble fuselaje del avión portador, el WhiteKnightTwo.

Actualmente se trabaja para poner a punto los aparatos necesarios para el vuelo. A fines de julio, Branson presentó en el desierto californiano de Mojave un avión portador, el "WhiteKnightTwo", con dos fuselajes y dos cabinas, encargado de cargar con el verdadero trasbordador espacial, el "SpaceShipTwo". La nave nodriza, con dos pilotos y seis tripulantes, llevará al trasbordador primero a una altura de 15 kilómetros.

Con motores de retropropulsión y a 5000 kilómetros por hora, el "SpaceShipTwo" transportará luego a los astronautas al espacio, a una altura de 110 kilómetros. "La diferencia con el trasbordador de la NASA Space Shuttle es que no partimos del suelo, sino del avión portador. Una salida horizontal es mucho más segura que una vertical, como en el caso del Space Shuttle", dice Rohde, que ya domina todos los aspectos técnicos de la operación.

Todo el vuelo llevará algo más de dos horas. El avión portador asciende hacia el espacio unos 60 minutos. Luego el SpaceShip es desacoplado y se encienden los motores de cohete. El trasbordador volará 15 minutos por el espacio, de los cuales cinco minutos se hallarán los astronautas en estado de ingravidez. Luego el SpaceShip planeará otros 60 minutos hacia abajo hasta tocar nuevamente tierra. Buena suerte, Sonja Rohde.

DW recomienda

Enlaces externos