1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Emociones peligrosas

El animado duelo entre los precandidatos demócratas a la Casa Blanca puede resultarles perjudicial, dice la prensa europea este jueves.

Hillary Clinton no se da por vencida.

Hillary Clinton no se da por vencida.

El Neue Zürcher Zeitung escribe este jueves acerca del regreso de Hillary Clinton a la carrera electoral: „Luego de una serie de derrotas que parecían irreversibles, la senadora por Nueva York ha regresado y permanece en la contienda. Ella cultiva la imagen de la luchadora correcta, que nunca se da por vencida; una historia que apela a los instintos básicos de la identidad estadounidense. Tampoco es casualidad que desde hace días su competidor, Barack Obama, se encuentre en medio del fuego cruzado y comiencen a aparecer informes negativos acerca de él en la prensa. La falta de credibilidad en la postura de Obama respecto del libre comercio y otras sospechas parecen originarse en el entorno clintoniano. Éste sabe muy bien cuándo encender la regadera de basura sin resultar salpicado en este proceso.”

Discurso peligroso

Der Kurier, desde Viena, aborda los riesgos implícitos en la posible candidatura presidencial de Barack Obama: “En las próximas semanas quedará de manifiesto si el encanto de Obama es capaz de sacudirse las pequeñas manchas que sobre él se han posado. Se comprobará si el precandidato puede sostener su aura juvenil, la cual lo ha convertido en el abogado del ‘nuevo comienzo' para los electores más jóvenes. Su campaña está fundamentada en un discurso según el cual Obama guarda distancia del -oh- tan cruel y sucio mundo de la política. Ello le da una fuerza notable, pero también conlleva riesgos. Los primeros pudieron verse en el duelo contra Clinton.”

Estrategia adecuada

En Turín, Italia, La Stampa aborda el mismo tema: “Los recientes triunfos de la antigua primera dama conducen a un cambio estratégico por parte de ambos equipos de campaña. La senadora tuvo oportunidad de mostrar en el debate sus vastos conocimientos sobre política exterior, y condujo la atención hacia temas económicos con los cuales ha convencido a los hispanos de Texas y a los obreros de Ohio. Pero acaso el paso decisivo consistió en distanciar a su esposo Bill de la campaña electoral. En días pasados, el ex presidente estuvo ostensiblemente ausente y ayer, en Columbus, junto a Hillary sólo se encontraba su hija Chelsea.”

Emociones peligrosas

Las victorias de Hillary Clinton son un bálsamo para los electores, pero no para el Partido Demócrata, dice De Volkskrant, de La Haya: “El curso reciente es todo un regalo para las emociones de esta precampaña electoral. Pero para los demócratas, es motivo de preocupación. Mientras más dure el duelo entre Clinton y Obama, más apresurado será el inicio de la verdadera campaña, que será contra quien ya tiene asegurada la nominación porel Partido Republicano: John McCain. Éste puede sentarse tranquilamente a ver cómo sus contrincantes demócratas se despedazan. Es de esperarse que Clinton, la luchadora incansable, se lance con todo a atacar el perfil de su competidor Obama, y más aún cuando se ha demostrado que cierta dosis de ‘publicidad negativa' provoca efectos perceptibles.”

DW recomienda