1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El partido kurdo resta votos a Erdogan

A dos meses de las elecciones parlamentarias en Turquía, crecen las dudas acerca de una nueva amplia victoria del partido gobernante AKP. El ascenso del partido kurdo HDP podría desbaratar los planes del Gobierno.

Recep Tayyip Erdogan.

Recep Tayyip Erdogan.

En las elecciones de hace cuatro años, el partido musulmán-conservador AKP, en el poder desde el año 2002, obtuvo su mejor resultado, con casi el 50 por ciento de los votos. Pese a que algunos disidentes han dejado el partido, en la actualidad este posee 312 de los 550 escaños en el Parlamento de Ankara.

Aun después de haberse mudado al palacio presidencial, el jefe de Estado Recep Tayyip Erdogan sigue siendo el líder de facto del AKP, y el próximo 7 de junio espera obtener 400 escaños para poder llevar a cabo su proyecto de un sistema presidencial. Con esta mayoría, el AKP podría cambiar sin mayores problemas la Constitución y fortalecer la presidencia.

No obstante, muchos demoscopistas creen que es casi imposible que el partido alcance 400 escaños. Incluso las encuestas que pronostican una victoria del AKP estiman que como máximo llegará a 375 diputados. No obstante, esta cantidad bastaría para cambiar la Constitución en solitario.

Sin embargo, según la mayoría de las encuestas, el AKP obtendría entre un 40 y un 47 por ciento de los votos. Si podrá gobernar en solitario o no depende de si el partido kurdo HDP logrará superar el mínimo requerido de un 10 por ciento de los votos para entrar en el Parlamento. Esto incluso le podría costar la mayoría absoluta al AKP.

El partido kurdo, observado con atención

Hace poco, hasta el viceprimer ministro turco, del partido AKP, Bülent Arinc, admitió que el partido kurdo podría recibir el apoyo del 11 o 12 por ciento de los votos. El ascenso del HDP se debe en gran parte a la popularidad de su copresidente, Selahattin Demirtas, un político telegénico, de 41 años de edad. Demirtas ha intentado todo para ampliar el electorado y canalizar el voto más allá de votantes kurdos, presentando el HDP como un partido de izquierda moderno.

Selahattin Demirtas, del partido kurdo HDP.

Selahattin Demirtas, del partido kurdo HDP.

“Todo depende de si los electores están cansados de Erdogan o no”, dice el periodista Okay Gönensin a DW. Erdogan domina la política turca desde hace 13 años y busca ampliar su poder mediante la creación de un puesto presidencial.

Polarizar la sociedad

Si bien las encuestas no revelan si Erdogan logrará convencer a los votantes de su proyecto presidencial, está claro que no todos en el Gobierno apoyan su pretensión de poder. Hace poco, por ejemplo, el viceprimer ministro Arinc criticó en público que Erdogan se entrometiera en las negociaciones de paz con los kurdos.

Con el fin de fortalecer el AKP lo más posible, el jefe de Estado apuesta por una fuerte polarización entre los simpatizantes y opositores al Gobierno. Hasta ahora, Erdogan siempre se ha beneficiado de la polarización de la sociedad, señala el columnista Gönensin. No obstante, no es seguro que su táctica vuelva a funcionar el 7 de junio.