1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El canciller argentino renuncia a ser socio de la AMIA

Héctor Timerman renunció hoy como socio a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) por su actitud "obstruccionista" en la investigación del atentado que sufrió en 1994 y que costó la vida a 85 personas.

La renuncia de Héctor Timerman se produjo hoy (28.04.2015). La razón esgrimida por el canciller argentino es la actitud "obstruccionista" en la investigación del atentado que sufrió en 1994 y le costó la vida a 85 personas. "Sirva la presente misiva para presentar mi renuncia indeclinable como socio de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y, al no pertenecer más a vuestra organización, retirarle a la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) el derecho a hablar en mi nombre", sostuvo Timerman en una carta privada.

El ministro subrayó que su decisión se basa en "la certeza de que ambas instituciones, con su accionar obstruccionista, continúan impidiendo el avance en la investigación del criminal atentado terrorista ocurrido el 18 de julio de 1994 a la vez que alimentan, tal vez sin desearlo, campañas de quienes pretenden usar dicha tragedia para fines contrarios a los intereses nacionales". "Tanto políticos como económicos y sociales", agregó.

Acusados por Nisman

Timerman añadió además que, en sus conversaciones con dirigentes de ambas entidades judías, le quedó "claro" que "su intención es mantener la denuncia contra los sospechosos y, al mismo tiempo, boicotear toda posibilidad de iniciar el juicio comenzando con obstaculizar los instrumentos de cooperación judicial acordados con Irán". Timerman y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner fueron acusados por el fallecido fiscal especial de la causa AMIA Alberto Nisman, por encubrimiento de los iraníes acusados del atentado al centro comunitario judío, en el marco de un supuesto acuerdo geopolítico que incluyó el memorándum de entendimiento con Teherán. La denuncia fue desestimada por varias instancias judiciales.

Las entidades judías cuestionaron el acuerdo con Irán y apoyaron las denuncias de su supuesta inconstitucionalidad. "Las víctimas del atentado a la AMIA nos interpelan a diario y lo seguirán haciendo mientras no se juzgue y castigue a los culpables. No es aceptable que su injusta muerte se convierta en una pieza de ajedrez de los intereses geopolíticos de otros países o grupos partidarios locales", señaló Timerman en su carta de renuncia. "No podemos permitir que su memoria sea utilizada como herramienta de presión de los fondos buitres, como hacen con la intensa campaña montada en los Estados Unidos. Dos años antes que Alberto Nisman presentara su canallesca denuncia, ya los fondos buitres publicaban solicitadas (avisos públicos) sobre un supuesto pacto espurio entre Argentina e Irán", sostuvo.

MS (dpa/efe/afp)