1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

"Dios no existe", de gira por Alemania

Una campaña publicitaria ateísta comienza un tour por toda Alemania en autobús, a pesar de los obstáculos que las compañías de transporte público ponen ante este tipo de promoción en las ciudades germanas.

default

"Dios, casi con certeza, no existe".

La religión, elemento clave en la historia del hombre, lo ha sustentado y, según los que creen, le ha dado fuerza en tiempos difíciles. Pero existen también los que dicen que no creen...

“Probablemente Dios no existe; deja de preocuparte y disfruta de la vida”. Con este contundente mensaje, las comunidades ateístas de Gran Bretaña y España llevaron a cabo sendas campañas publicitarias en autobuses y trenes para propagar su mensaje. Ahora le ha llegado el turno a Alemania.

Un tour nacional

Un vehículo rojo de dos pisos con su mensaje de que Dios no existe bien visible en su superficie circulará hasta del 30 de mayo al 18 de junio por 24 ciudades alemanas, según anunció el organizador Carsten Frerk. La acción se financiará con donaciones, suponiendo unos gastos de aproximadamente 40.000 euros.

Anteriormente, 17 firmas de transporte suburbano se habían negado a colocar el mencionado eslogan como cartel publicitario en sus superficies. Los ateístas quieren ahora promover una protesta contra esta forma de “discriminación”, dijo Frerk.

“Cuando se habla del tema de la libertad religiosa, en Alemania sólo se mira a las religiones. Pero en ese ámbito también se debe incluir el no creer”, así manifiesta Frerk la motivación del los siete organizadores alemanes de la campaña.

En la capital germana, donde dos tercios de los 3,4 millones de berlineses no pertenecen a ninguna comunidad religiosa, el autobús realizó una prueba el jueves para atraer atención. Paseantes y turistas que pasaban por las orillas del Spree se quedaron asombrados, pero nadie se sintió provocado.

Atheisten-Bus

El Profesor Richard Dawkins en uno de los autobuses de la campaña en Gran Bretaña.

Una carrera de obstáculos

De hecho, mensajes como el ya mencionado deberían verse con grandes letras en los autobuses públicos de Colonia, siguiendo el ejemplo de las campañas que tuvieron lugar en Londres o Barcelona. Pero la compañía de transporte público colonesa, KVB, no quiere por el momento colaborar con la iniciativa Buskampagne.de. “No deseamos tal publicidad en estos momentos”, dijo el representante de KVB, Joachim Berger.

Colonia no es la única ciudad que se niega a difundir mensajes ateístas. Múnich y Berlín rechazaron igualmente la promoción de la campaña publicitaria. “Nos entristece, pero no buscamos la confrontación”, asegura Philipp Möller, portavoz de la Buskampagne.de. “No obstante, estos datos demuestran que hay una inclinación secular en Alemania”.

“Se pueden encontrar por todas partes anuncios religiosos en los autobuses berlineses más concurridos. ¿Y una campaña ateísta no es posible?”, se pregunta Möller. Los hechos dan a entender que el ateísmo como comunidad no sólo es todavía muy poco conocido, sino que, a juzgar por la oposición de las empresas de transportes, encuentra más rechazo que aceptación.

Una marcada inclinación

Tras el rechazo de varias ciudades, Möller espera conseguir más éxito en Hamburgo, Leipzig, Fulda o Dortmund. “Al menos, en Dortmund deberían darnos el visto bueno”, opina. En esta ciudad, el servicio de transporte público ha aceptado un autobús del Foro Católico con el lema “No se preocupe: Dios existe, así que tenga un buen día”. No obstante, el servicio de transporte público de Dortmund no ve la campaña ateísta como un tema a tener en cuenta.

En otras ciudades de la zona del Ruhr, como Bochum o Gelsenkirchen, Möller probablemente tampoco podrá conseguir su propósito. “No mostramos contenidos antirreligiosos, racistas o sexistas”, deja claro Sandra Bruhns, portavoz de la sociedad de tranvías de Bochum y Gelsenkirchen. “Tampoco se pueden encontrar aquí folletos de carácter político”.

Phillip Möller no pretende rendirse, a pesar de todo. “Seguiremos intentándolo hasta que una ciudad alemana ceda”, afirma con convicción.

Antecedentes

La idea de un autobús dedicado a propagar una visión ateísta del mundo se originó en Gran Bretaña. En octubre de 2008, la British Humanist Association empezó a recaudar fondos para iniciar una campaña de publicidad en los autobuses de diversas ciudades británicas con el objetivo de sensibilizar a los ciudadanos ateos, a los no creyentes y librepensadores en general sobre la necesidad de darse a conocer.

La campaña obtuvo un éxito considerable y la iniciativa se propagó por todo el mundo. En enero de 2009, la campaña llegó a España, con Barcelona como su punto de partida. Una reacción positiva por parte de la población le permitió extenderse a otras ciudades españolas, como Málaga, Madrid o La Coruña.

Autora: LA/dpa/kna
Editora: Mirra Banchón

DW recomienda