1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Benedicto XVI predica en Israel entendimiento interreligioso

Benedicto XVI visita Israel como Papa, como alemán testigo presencial de la II Guerra Mundial, como mensajero del catolicismo, como gestor de la paz en la Tierra Santa y, ante todo, como conciliador entre las religiones.

default

El Papa, Benedict XVI, con el presidente israelí, Shimon Peres (izq.)

En Jerusalén, durante la ceremonia de bienvenida en la residencia del presidente israelí, Shimon Peres, Benedicto XVI dejó muy en claro cuales son las palabras a las que otorga más importancia en esta visita: “seguridad y paz”. La primera refleja el deseo común de toda la humanidad de vivir “día a día libre del miedo a una amenaza externa y la violencia sin sentido" dijo el pontífice. La segunda es un "verdadero regalo" divino.

Papst Benedikt XVI in Israel

Benedicto XVI en Jerusalén.

Por un Estado palestino

Seguridad y paz tienen como requisito la tolerancia y son el fruto de la convivencia. El Papa tiene muy clara esta fórmula y, por ello, en su visita no se contuvo de pronunciarse por repetida ocasión a favor de un Estado palestino. Su súplica a las autoridades de Israel y Palestina fue directa: “exploren todo posible sendero en la búsqueda de una solución justa a los obstáculos que restan por salvar”, de modo que ambos pueblos puedan vivir en paz en una “patria propia” con fronteras seguras e “internacionalmente reconocidas”.

El pontífice considera que ésta es la única forma para alcanzar una paz estable y duradera en el Oriente Próximo y por ello conminó a los cristianos residentes en la región a seguir el ejemplo de Jesucristo, quien predicó el perdón y la reconciliación, pues sólo así “se pondrá fin a las hostilidades que han afligido Tierra Santa durante tanto tiempo”.

Condena al antisemitismo

El Papa pidió también “que no se niegue el sufrimiento judío”, una declaración con la cual abordó, y resumió, diferentes temas que rodean su visita. En primer término, Benedicto XVI fue testigo presencial, bajo el nombre civil de Joseph Ratzinger, de la II Guerra Mundial, y como alemán, compatriota de aquellos que convirtieron en política estatal el exterminio judío bajo el régimen Nazi.

En el monumento conmemorativo Yed Vashem, el Sumo Pontífice oró por las victimas del Holocausto y luego se entrevistó con seis sobrevivientes, quienes le contaron su dolorosa historia y la de sus familias. "Como obispo de Roma y sucesor de Pedro, reafirmo, como mis predecesores, el compromiso de la Iglesia de rezar y trabajar sin descanso para garantizar que el odio nunca reine en los corazones de los hombres”, dijo el Papa, recalcando su papel como jerarca de los católicos y colocando en segundo plano su origen alemán.

El mensaje fue también un rechazo discreto pero contundente a la posición del obispo Richard Williamson, quien sostuvo públicamente que en la Alemania nazi "no hubo cámaras de gas" y desató con ello una de las peores crisis del presente pontificado.

Papst Benedikt kommt in Israel an und trifft Drusen

Benedicto XVI apuesta por que los creyentes muestren juntos "la existencia de Dios".

Promoción del diálogo interreligioso

El lema de la visita a Israel del líder católico es “En el espíritu de unidad y paz” y constituye un llamado al respeto de todas las religiones. El Papa, antes de emprender el viaje, ya había enfatizado: “'iré entre vosotros como peregrino de paz. Mi intención principal es visitar los lugares santificados por la vida de Jesús y orar en ellos por la paz y la unidad por todas vuestras familias y por cuantos tienen en Tierra Santa y Oriente Próximo su hogar”.

En el encuentro interreligioso escenificado en el Centro Notre Dame, en Jerusalén, Benedicto XVI les pidió a los creyentes de todos los cultos que promuevan cuanto les une para anunciar unidos al mundo la existencia de Dios. De esta forma, la Iglesia católica toma la iniciativa de tender puentes de entendimiento entre las diversas creencias.

El gesto papal fue, sin embargo, empañado por una intervención no prevista del jeque palestino Tayssir Attamini, miembro del tribunal religioso para la comunidad musulmana, atacando a Israel. El portavoz vaticano Federico Lombardi informó en un comunicado de que la actuación de Tamini "fue un ejemplo de negación del diálogo en un encuentro dedicado al diálogo" y expresó su confianza en que éste hecho no va a obstaculizar la misión del Papa, dirigida a promover la paz y el entendimiento interreligioso.

Autor: Daniel Martínez

Editora: Luna Bolívar Manaut

DW recomienda