1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Detienen a presunto implicado en asesinato de fiscal egipcio

Las fuerzas de seguridad capturaron al sospechoso en un cibercafé. El hombre formaría parte del grupo Movimiento de Resistencia Popular, que se atribuyó el ataque.

El asesinato del fiscal general de Egipto, Hisham Barakat, tiene su primer sospechoso detenido. Se trata de Mahmud al Edua, de 23 años y quien fue capturado por las fuerzas de seguridad en un cibercafé de Giza, en el oeste de El Cairo, de acuerdo a informaciones proporcionadas por las autoridades egipcias este martes (30.06.2015). La detención se produjo la noche del lunes.

El detenido ya es investigado por la fiscalía general y pertenece al denominado Movimiento de Resistencia Popular, un grupo radical conocido por realizar pequeños atentados y que asumió su autoría en el crimen de Barakat a través de su cuenta de Facebook, aunque ese comunicado fue rápidamente retirado y no ha sido posible autentificarlo. Hay dudas sobre la capacidad de ese grupo para cometer un ataque elaborado como el que acabó con la vida del fiscal.

El atentado contra el funcionario, que sucumbió en el hospital a sus heridas, fue perpetrado con una bomba activada por control remoto al paso de su vehículo en una zona acomodada de la capital egipcia. Barakat, de 65 años, tenía numerosos detractores en grupos islamistas, pues desde que fue puesto en el cargo, tras el golpe de Estado propiciado por el actual presidente Abdelfatah al Sisi, ha llevado a miles de islamistas a la justicia.

Reformas a la legislación

El mismo presidente Al Sisi dijo este martes que su gobierno impulsará reformas a las leyes para acelerar los juicios contra las personas acusadas de terrorismo, como respuesta al asesinato del fiscal. “La mano de la justicia está atada con las leyes y nosotros no vamos a esperar. Remodelaremos la legislación para que nos permita aplicar la justicia lo antes posible”, dijo en el funeral de Barakat.

“No pasaremos cinco o seis años procesando a las personas que nos asesinan”, agregó el jefe de Estado. El gobierno egipcio suele responsabilizar a los Hermanos Musulmanes de los atentados en el país y considera terroristas a sus seguidores. En su discurso el presidente no mencionó directamente a la prohibida agrupación, aunque fueron los primeros en ser acusados tras el ataque por otras autoridades. La hermandad niega haber cometido el atentado y, de hecho, lo repudió.

DZC (EFE, dpa)