1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Corea del Norte se declara en “estado de guerra”

Aunque Seúl reaccionó con cautela al más reciente anuncio de Pyongyang, Corea del Sur aseguró que respondería con dureza a cualquier tipo de provocación militar.

Corea del Norte se ha declarado en “estado de guerra” con Corea del Sur. Aunque los medios estatales norcoreanos no han ofrecido información concreta sobre la inminencia de una orden de ataque, las Fuerzas Armadas están en alerta y esperando instrucciones del líder de ese país, Kim Jong-un. Un comunicado oficial emitido este sábado (30.03.2013) anunció que, a partir de ahora, el Gobierno de Pyongyang trataría todos los asuntos bilaterales siguiendo los lineamientos del “protocolo de guerra”.

Corea del Sur reaccionó con cautela, desestimando que la noticia proveniente de Pyongyang constituya “una nueva amenaza real”. Seúl considera que el último pronunciamiento del Gobierno norcoreano se suma a una serie de amenazas hechas recientemente; Kim Jong-un viene ufanándose de que sus tropas están listas para el combate desde hace unos días. No obstante, el Ministerio de Defensa de Seúl desaconsejó al vecino del norte incurrir en provocaciones militares, asegurando que Corea del Sur respondería con dureza.

La aparente calma con que Seúl se toma los movimientos de vehículos militares y soldados en Corea del Norte se debe, hasta cierto punto, a que ambos países se encuentran formalmente en estado de guerra desde 1950. La Guerra de Corea culminó de hecho en 1953, pero hasta ahora no se ha firmado acuerdo de paz alguno. Las tensiones entre estos dos Estados se intensificaron con el tercer test atómico norcoreano, realizado en febrero. De ahí que el Consejo de Seguridad de la ONU ampliara las sanciones contra Pyongyang.

El Ministerio de Defensa de Corea del Sur dejó saber que, a pesar de todo, sus ciudadanos seguían entrando y saliendo del territorio norcoreano sin problemas. Día a día, a excepción de los domingos, cientos de surcoreanos ingresan al parque industrial común en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong. El complejo industrial es una importante fuente de ingreso de divisas para la empobrecida aunque fuertemente armada Corea del Norte. Rusia y otros países han llamado a las partes en discordia a no perder la moderación.

El ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, mostró preocupación por el desarrollo de esta crisis. “Aunque las imágenes que llegan de Corea del Norte y el tono de su líder parezcan de otro tiempo, ellos constituyen un serio peligro para la paz en toda la región en este momento”, escribió el político liberal en un comentario publicado por el diario Bild. Westerwelle enfatizó que se está trabajando para lograr que Pyongyang dé su brazo a torcer y ponga fin a su programa de armas nucleares.

ERC / DZC (dpa)

DW recomienda