1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Conflicto por tierras entre Brasil y Paraguay

Paraguayos sin tierras exigen terrenos habitados y cultivados por inmigrantes brasileños desde hace décadas. Miembros del Gobierno de Brasil quieren supervisar el conflicto desde el lugar de los hechos.

A Soy plantation in Paraguay. Soy is used in animal feed which is exported to the USA and the EU. Soy is the single most important animal feed used in the EU, accounting for 55 percent of protein-rich animal feed used, März 2011; Copyright: Friends of the Earth

Paraguay Soja-Plantage

Los parlamentarios brasileños están haciendo presión a sus colegas paraguayos para que resuelvan el conflicto de posesión de tierras en la región fronteriza. Su gobierno en Brasilia quiere enviar a fin de mes una delegación a la capital paraguaya, Asunción, para que el país vecino tome una decisión rápida. Los “carperos”, como se denominan los paraguayos sin tierra, han penetrado en los últimos meses repetidamente en los terrenos de colonos brasileños, conocidos como “brasiguayos”, creando inquietud en la población.

“Queremos hablar con el Congreso paraguayo y mostrarle cómo podemos ayudar con la distribución de áreas agrícolas para que la reforma agraria en Paraguay funcione tan bien como en Brasil”, dice el senador Sérgio Souza, quien organiza una comisión externa de la Cámara alta brasileña.

Según Souza, Brasilia le está pidiendo al Gobierno de Paraguay que actúe como intermediario en el conflicto de tierras y que proporcione a los casi 350.000 brasileños afectados seguridad jurídica. El senador añade que los brasiguayos generan el 20 por ciento del producto interno bruto (PIB) de Paraguay, sobre todo a través del cultivo de la soja.

"El rey de la soja"

A principios de febrero, el Gobierno del presidente Fernando Lugo había hecho desalojar una parte de los terrenos de Tranquilo Fávero, conocido como “el rey de la soja”, en Ñacunday en la región del Alto Paraná. Las tierras habían sido ocupadas por aproximadamente 6.000 carperos, los cuales fueron posteriormente transportados al vecino parque nacional de Ñacunday.

“Necesitamos urgentemente seguridad jurídica. El derecho a la propiedad privada no se puede infringir y es protegido por ley nacional. Pero parece que este derecho tiene que ser impuesto”, dice Marilene Sguarizi, abogada de los brasiguayos, quien viajó hace poco a Brasilia para pedirle ayuda al Gobierno brasileño. Allí habló con varios representantes y recibió la promesa del ministerio de Relaciones Exteriores de que se iba a ocupar del asunto.

Reproches mutuos

Auf einem Sojafeld wird Herbizid gesprüht. Selbst der Traktor ist ungeschützt dagegen. Fotos zum Thema Sojarepublik Paraguay. *** Bilder von Steffi Holz, DW 2010

Los paraguayos sin tierra denuncian que los "brasiguayos" explotan los terrenos.

Los paraguayos sin tierra argumentan, por su parte, que una gran parte de los títulos de propiedad obtenidos durante la dictadura de Alfredo Stroessner no tienen validez, por lo que exigen una reforma agraria. Igualmente se quejan de que una gran parte de la población vive bajo condiciones muy duras, mientras que muchos brasileños se hacen ricos explotando los terrenos agrícolas del país.

Los brasiguayos responden que sus documentos son auténticos y válidos. Stroessner, hijo de inmigrantes alemanes, quería inicialmente fomentar el asentamiento de agricultores brasileños para profesionalizar la agricultura en Paraguay. Los inmigrantes, con raíces alemanas o italianas, compraron tierras en la década de 1960 y 1970 a precios muy bajos. Desde entonces se han dedicado al cultivo de la soja y han hecho de Paraguay el cuarto mayor exportador de esta leguminosa en el mundo.

Sguarizi estima que alrededor de un cuarto de los brasiguayos ha tenido dificultades con la ley paraguaya en los últimos años. El mayor problema es la coincidencia parcial de títulos de propiedad. Los primeros casos en los cuales dos partes reclamaban el mismo terreno tuvieron lugar hace casi 40 años durante la reforma de los registros civiles. “Durante este tiempo se repartieron más títulos que tierras”, dice Sguarizi.

Según la abogada, también existe un potencial conflicto en una posible reforma agraria en zonas que los carperos consideran como “excedentes”, pero que sus propietarios declaran como cultivadas. “Son tierras productivas y documentadas”, afirma Sguarizi y agrega: “Y aunque fueran terrenos no utilizados, la gente no los puede simplemente ocupar”.

Viejos conflictos

El ministerio paraguayo del Interior le echa la culpa a gobiernos anteriores por la situación estancada actual. Alrededor del 85 por ciento de las tierras cultivables están en manos de tres por ciento de los productores. Pero el Ministerio se niega a revelar qué porcentaje de éstas le pertenece a brasileños. Además, muchos de los brasiguayos viven desde hace décadas en Paraguay y muchas de las tierras han pasado a ser cultivadas por sus descendientes que ya tienen la nacionalidad paraguaya.

Genmanipuliertes Saatgut und passender Pestizidcocktail. (Die Sojabohnen sind rot gefärbt weil sie mit Herbizid behandelt wurden) Fotos zum Thema Sojarepublik Paraguay. *** Bilder von Steffi Holz, DW 2010

Con el cultivo de soja los "brasiguayos" producen el 20 por ciento del PIB de Paraguay

Según el sociólogo Ricardo Costa de Oliveira, profesor en la Universidad Federal de Paraná, el conflicto actual tiene causas tanto económicas como étnicas. Una de estas es que los colonos, de origen europeo, se diferencian de los paraguayos con raíces indígenas. “En varios países de habla hispana como Bolivia y Venezuela ya se ha integrado el tema de las etnias y los indígenas a la política del Gobierno”, dice de Oliveira. Desde la toma de poder del Gobierno de izquierda de Fernando Lugo cada vez hay más debates nacionalistas y movimientos sociales como el de los carperos en Paraguay.

Sin embargo, el sociólogo no cree que el movimiento cuente con mucho apoyo del Gobierno, sobre todo por el peso político y económico de los productores agrícolas en el país. “Brasil tiene una gran importancia para los países vecinos y Paraguay, como país sin salida al mar, depende extremadamente de Brasil, de sus puertos, su energía y sus mercados”.

Autores: Mariana Santos/Gabriel Domínguez
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda