1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Cientos de refugiados rompen cordón de seguridad en Macedonia

Los inmigrantes, la mayoría proveniente de Siria, buscan llegar al centro y norte de Europa. ACNUR llamó a Macedonia a reabrir su frontera.

La frontera entre Grecia y Macedonia se ha convertido en un punto de conflicto ante la oleada de inmigrantes que esperan cruzarla para seguir sus caminos con dirección al centro y norte de Europa. Este sábado (22.08.2015), cientos de los miles de solicitantes de asilo que estaban en el lugar consiguieron romper el cordón de seguridad e ingresar a Macedonia, pese a los esfuerzos de la policía por impedirlo.

La presión que han desencadenado los casi 3.000 indocumentados, en su mayoría refugiados, que esperaban en Gevgelija llevó al Gobierno a reabrir la frontera el viernes 21 de agosto, bloqueada desde el miércoles, y permitir el paso gradual. Este mismo sábado, se ha permitido el ingreso a cuentagotas e incluso dos trenes han salido desde Gevgelija, muy cerca del límite con Grecia, con destino a la región fronteriza con Serbia.

Pese a ello, la tensión en la estación no ha disminuido y nuevamente este sábado la policía cargó con bombas aturdidoras contra los refugiados, que lograron sobrepasar el cordón de seguridad y entrar en Macedonia. Muchos de ellos llevan días sobreviviendo en los alrededores de la estación, que se ha convertido en un campamento improvisado. Allí, grupos de mujeres, hombres y niños resisten sin tener dónde alojarse ni poder acceder a los servicios básicos.

Destino: Alemania

Ante la arremetida de los inmigrantes, las fuerzas de seguridad reaccionaron, conteniendo a varios cientos, pero otros tantos -muchos de ellos refugiados sirios- lograron avanzar sobre campos lodosos en territorio macedonio. “En esta Europa, los animales están durmiendo en camas y nosotros dormimos bajo la lluvia”, dijo la joven siria de 23 años Fatima Hamido, luego de correr a través de la frontera. “Me estuve congelando durante cuatro días bajo la lluvia, sin nada para comer”, agregó.

Desde Macedonia, los refugiados pretenden llegar a Serbia y, de allí, a Hungría, que limita con Austria, vecina de la ansiada Alemania. Macedonia declaró el estado de emergencia en la zona de frontera con Serbia y Grecia. Además bloqueó el paso a una de las principales rutas, argumentando que de esta manera puede gestionar mejor la gran afluencia de refugiados, la mayoría de ellos proveniente de Siria, e incrementar la seguridad en la zona fronteriza.

“Instamos al Gobierno (de Macedonia) a iniciar la apertura de la frontera nuevamente y priorizar a los más vulnerables, como las mujeres, los niños y las personas enfermas”, dijo previamente el sábado Alexandra Krause, funcionaria del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

DZC (EFE, dpa, Reuters)

DW recomienda