1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Castillos en el aire

Los comentaristas analizan hoy los manejos en los mercados financieros y el papel del Estado.

default

Corredores de bolsa en Moscú: al borde del pánico.


Irrefrenable impulso expansionista I


NEUE ZüRCHER ZEITUNG, Zúrich: "El grupo AIG, primero desde hace décadas en el mundo de los seguros en cuanto a rendimiento e innovación, no fracasó en sus actividades centrales, los seguros de inmuebles y de vida, sino que se arruinó con transacciones de derivados y credit default swaps (CDS) en el mercado estadounidense de valores hipotecarios. AIG subestimó los riesgos. En un irrefrenable impulso expansionista, sumó riesgos en lugar de diversificarlos, como reza una ley de hierro del sector de los seguros. AIG, al igual que Lehman Brothers y Northern Rock, apostó mucho y perdió todo."


Sentido pragmático


TROUW, Amsterdam: "El grupo de seguros AIG está estrechamente entrelazado con el mundo internacional de las finanzas y no podía caer, pues de lo contrario muchos hubieran caído con él. Ello no se aplicaba al caso de Lehman Brothers. Por ello, este último banco no recibió el apoyo de la Federal Reserve (Fed), el banco central de EE. UU. El Estado norteamericano y la Fed demostraron así tener sentido pragmático. Lehman fue sacrificado para demostrar que los tiempos de protección ilimitada del Estado pertenecen al pasado. Simultáneamente, la crisis crediticia lleva ya más de un año y no se ve el fin. Analizando exactamente la situación se constata que el país capitalista que es Estados Unidos asumió la gestión de diversas empresas financieras sin tener una visión clara y estructurada de lo que va a hacer. Pero una visión de ese tipo es imprescindible para terminar con la construcción de castillos en el aire."


Malas palabras


LIBÉRATION, París: "El republicano John McCain dijo repetidas veces en medio de la crisis financiera que los datos fundamentales de la economía norteamericanos son positivos. Y al final saludó el plan de salvación de AIG. McCain quiere básicamente continuar con la política de Bush. Para Obama, por el contrario, el término 'Estado' no es una mala palabra. Pero el candidato de los demócratas no ha sabido hasta ahora cómo convencer a los electores de que él es quien mejor puede satisfacer las expectativas de los estadounidenses. Y eso que la crisis es el mejor ejemplo de cuánto cuesta el laissar-faire republicano. Y las maniobras del banco central son, paradójicamente, la mejor rehabilitación del Estado: una demostración de cómo se pueden hacer las cosas para los 47 millones de norteamericanos sin seguro de salud y los millones que han perdido la casa y el trabajo."

DW recomienda