1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

La crisis financiera sacude a Europa

La dramática agudización de la crisis en EE. UU. hace trastabillar los mercados de acciones en Europa. Analistas temen un colapso del sistema financiero global.

default

El gráfico muestra la caída del DAX a menos de 6000 puntos.

En los mercados alemanes de acciones reina la desolación: luego de la insolvencia del banco norteamericano Lehman Brothers, los inversionistas venden acciones y compran bonos del tesoro, más seguros.

En Londres, Zúrich, Madrid y Milán, los índices de acciones cayeron más de un cuatro por ciento y el índice guía de la bolsa de París, el CAC 40, descendió un cinco por ciento. El DAX alemán bajó casi un cuatro por ciento, a 5989 puntos. La última vez que había caído por debajo de los 6000 puntos había sido en octubre de 2006.

Deutschland Börse Frankfurt Reaktionen auf Lehman Brothers

Tablero con la baja del DAX. en Fráncfort.

En la mañana del lunes, Lehman Brothers, el cuarto mayor banco de inversiones en Wall Street, se declaró en insolvencia y solicitó protección de acreedores. Bank of America compró por su parte a Merrill Lynch, otro gigante bancario escorado. Por si fuera poco, según informes de prensa, la antiguamente mayor compañía aseguradora, American International Group (AIG), ha solicitado asistencia financiera de corto plazo a la Federal Reserve (Fed), el banco central de EE. UU., por 40.000 millones de dólares.

Las acciones se desploman

En Wall Street, el colapso de Lehman Brothers puso nerviosos a los inversionistas. Sobre todo las acciones de instituciones financieras registraron dramáticas pérdidas. Las acciones de AIG perdieron un 50 por ciento de su valor. También otros valores financieros cayeron un porcentaje de dos dígitos. Las acciones de Washington Mutual bajaron un doce por ciento; las del Citigroup, un siete por ciento, a pesar de que la institución resaltó su gran dotación de capital propio.

También hay, sin embargo, algunos ganadores: las acciones de Merril Lynch subieron un 27 por ciento. Los inversionistas del Bank of America quedaron menos satisfechos con la compra de Merryl Lynch: las acciones cayeron un doce por ciento.

El precio del petróleo estadounidense cayó también el lunes por debajo de los 95 dólares. El barril (159 litros) de la calidad West Texas Intermediate (WTI) para entregar en octubre llegó a costar 94,93 dólares, 6,75 dólares menos que el viernes. El precio del petróleo europeo tipo Brent cayó a 91,31 dólares, o sea 6,31 menos que el viernes.

La Fed y bancos privados ponen fondos a disposición

La asistencia insinuada por la Federal Reserve y algunos bancos comerciales no logró mejorar los ánimos. El banco central de EE. UU. había anunciado ya el domingo una serie de medidas para apoyar a los mercados financieros, entre ellas la aceptación de acciones para poner a disposición de los bancos dinero fresco. Probablemente la Fed baje también los tipos de interés. La decisión se toma el martes.

Diez de los mayores bancos mundiales pusieron a disposición además un fondo de emergencia con un volumen de 70.000 millones de dólares, a efectos de apuntalar el sistema. También el Banco Central Europeo (BCE) inyectó más dinero en el mercado para prevenir la escasez de liquidez.

La insolvencia de Lehman Brothers es, según los analistas, "un escenario horroroso". A pesar de numerosos indicios la semana pasada, los inversionistas no quisieron creer que tanto la Federal Reserve como el Departamento del Tesoro iban a dejar caer en la insolvencia a Lehman Brothers. Pero evidentemente el banco central de EE. UU. no se ve en condiciones de estatizar todo el sistema financiero norteamericano.

La próxima insolvencia: una cuestión de tiempo

Pues si hubiera nacionalizado a Lehman, seguramente la próxima insolvencia hubiera solamente una cuestión de tiempo. Ahora, de lo que se trata es de un reordenamiento fundamental de todo el sistema financiera de EE. UU.

Analistas ven el proceso en el sector bancario norteamericano muy críticamente. En Europa se piensa que la agudización de la crisis puede representar incluso un peligro para todo el sistema financiero global. Una conjunción tal como la actual de problemas de liquidez y de capital no se había registrado desde hace décadas. Un probable "efecto dominó" inquieta a los analistas.

Klaus Kaldemorgen, director DWS, de la mayor sociedad alemana de fondos de inversión, dice que el actual terremoto en el sector bancario norteamericano puede generar un nuevo bajón en los mercados internacionales de acciones. "Es posible que a corto plazo las bolsas trepiden", agrega. Pero a largo plazo cuenta con una recuperación, ya que las empresas están ya muy infravaloradas, a pesar de que las ganancias pueden descender algo en los próximos tiempos.

DW recomienda