1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Capturan a segundo reo fugado de cárcel neoyorkina

David Sweat, de 35 años, se había fugado junto a otro reo de la Clinton Correctional facility. Está condenado por homicidio.

Más de tres semanas de una verdadera cacería humana dieron sus frutos este domingo (28.06.2015), cuando la policía de Estados Unidos atrapó con vida a David Sweat, un asesino convicto que se escapó junto a otro preso desde una cárcel de máxima seguridad, un caso que mantuvo en vilo a Estados Unidos. Sweat, de 35 años, y Richard Matt, de 49, huyeron el 6 de junio de la prisión Clinton Correctional Facility.

Matt murió tras ser abatido a tiros por un agente federal el pasado viernes 26 de junio. El paradero de Sweat se convirtió, tras ello, en el objetivo número uno de las autoridades, que lo hallaron en una zona cerca de donde cayó su compañero de fuga. El fugitivo fue hallado a escasos kilómetros de la frontera con Canadá, cerca de la localidad de Constable, y fue herido por disparos de las fuerzas de seguridad.



Sweat fue trasladado en ambulancia al centro médico Alice Hyde, en la localidad de Malone, informaron varios medios estadounidenses citando a fuentes policiales. La Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, en inglés) confirmó en Twitter que Sweat había sido capturado escribiendo sucintamente “Duerme tranquila, Nueva York” tras confirmar que el prófugo antisocial había sido encontrado por los agentes.

Más de mil agentes en terreno

Cuando escapó de la prisión, Sweat cumplía cadena perpetua por el asesinato de un alguacil en 2002. Para lograr su cometido, Sweat y Matt aparentemente contaron con ayuda de dos funcionarios de la cárcel y usaron herramientas eléctricas para salir de sus celdas antes del amanecer, generando una intensa cacería humana en la que participaron más de 1.300 efectivos apoyados por perros rastreadores y helicópteros.

Los agentes centraron la búsqueda en un área remota de denso bosque donde se sospechaba que los fugitivos se escondían. En los últimos días, encontraron pistas del paso de los dos hombres por una cabaña de caza y finalmente dieron con su rastro el viernes, después de que un conductor avisase que la caravana en la que viajaba había recibido un disparo, en lo que según las autoridades pudo ser un intento por parte de Matt para hacerse con el vehículo.

DZC (EFE, AFP, dpa)