1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Bruselas rechaza decreto de Trump

El presidente estadounidense, Donald Trump, prohibió por decreto temporalmente la entrada a ciudadanos de siete países. En Bruselas, manifestantes y representantes de la UE criticaron duramente la medida.

Manifestante en Bruselas, con una pancarta que dice: Trump tiene miedo, Merkel tiene razón

Manifestación en Bruselas: "Trump tiene miedo, Merkel tiene razón"

La manifestación contra Trump en Bruselas fue modesta. Se estima que unas 300 personas mostraron pancartas criticando al presidente estadounidense por su política migratoria. También desde Londres, Berlín, París y Lisboa se reportaron manifestaciones de dimensiones similares.

A pocos kilómetros de distancia de la protesta de Bruselas, la encargada de la política exterior de la UE, Federica Mogherini, se mostró poco diplomática al advertir a Trump: "Quien construye muros en torno a sí, termina encontrándose en una cárcel”. Aseguró además que ese no es el camino europeo, subrayando que Europa no discrimina a nadie debido a su nacionalidad, religión, raza o sexo.

Federica Mogherini.

Federica Mogherini: puentes y no muros

Particularmente preocupada se mostró por la situación de los refugiados sirios y subrayó que la historia de Europa ha demostrado que el aislamiento es la respuesta equivocada. "Celebramos la caída de los muros y la construcción de puentes”, afirmó.

El alcance del decreto

Margaritis Schinas, portavoz de la Comisión Europea, había dicho previamente que abogados de la UE establecieron contacto con colegas en Washington para determinar si también europeos comunitarios se ven afectados por la prohibición provisional de entrar a Estados Unidos. Indicó que no estaba del todo claro qué efecto tiene para aquellos que poseen también la nacionalidad de alguno de los siete países vetados, añadiendo que la UE quiere asegurar que sus ciudadanos no sean discriminados debido a su religión u origen.

En la página de facebook de la embajada estadounidense en Berlín apareció entretanto un texto, según el cual la prohibición provisional de ingreso afecta también las personas con doble nacionalidad. En la página de la embajada de Washington en Bruselas no había hasta medio día alusiones a la nueva normativa.

Margaritis Schinas no quiso comentar directamente el decreto de Trump. Solo citó un artículo escrito el fin de semana por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para el periódico alemán Die Welt: "Tenemos la opción entre aislamiento, desigualdad y egoísmos nacionales, por un lado, y apertura al mundo, equidad social y unión de fuerzas, por el otro…”

Discusión en Gran Bretaña

Según Schinas, no hay planes de evitar una posible visita de Trump a Bruselas mediante una petición colectiva. En Gran Bretaña, cientos de miles han firmado una petición en internet para impedir una proyectada visita del presidente estadounidense. Uno de los argumentos esgrimidos es que no se puede esperar que la reina Isabel reciba a una persona "tan vulgar”. La primera ministra, Theresa May, ha hecho saber sin embargo que Trump recibió una invitación y la aceptó. La visita se llevará a cabo.

El gobierno británico gusta de subrayar su "relación especial” con Estados Unidos. El ministro de Relaciones Exteriores británico, Boris Johnson, afirmó haber conseguido una excepción para los ciudadanos británicos que tienen también pasaporte de alguno de los siete países vetados. Ellos podrán seguir ingresando a Estados Unidos, siempre que no viajen allí directamente desde Siria, Irak, Irán, Somalia, Yemen, Libia o Sudán. "No es correcto estigmatizar a personas debido a su nacionalidad”, dijo Johnson. Agregó que la política de inmigración es asunto de los estadounidenses, pero considera que ese camino es equivocado.

Disonancias europeas

Milos Zeman.

Milos Zeman respalda a Trump.

También los ministros de Exteriores de Francia y Alemania, Jean-Marc Ayrault y Sigmar Gabriel, se mostraron preocupados el domingo por las "órdenes ejecutivas” del presidente Trump. Pero las reacciones en la UE no han sido homogéneas. El presidente checo, Milos Zeman, considera que Trump defiende a su país. Tampoco el ministro de Relaciones Exteriores polaco, Witold Waszczykowski, quiso criticar la medida: "Ningún país tiene la obligación de recibir inmigrantes. Solo tiene la obligación, en consonancia con el derecho internacional, de recibir refugiados cuando llegan”, indicó a un canal de TV polaco. Varsovia se resiste a acoger refugiados que se encuentran en Grecia e Italia y que deberían ser distribuidos a otros países de cuerdo con una resolución de la UE.

 

DW recomienda