1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Berlín reza y celebra

Adoración y buen humor: en el Día de la Iglesia Evangélica, los peregrinos protestantes le regalaron a Berlín días mágicos de verano. Astrid Prange reporta desde la capital alemana.

Berlín bendice y baila. Reza y celebra. Permanece en silencio y se lamenta. Durante cinco días las bufandas anaranjadas brillaron por toda la ciudad. Durante cinco días las iglesias de Berlín estuvieron abarrotadas, los coros de trombones sonaron en las calles y los pasajeros del metro hablaron casualmente sobre su fe o sobre su falta de fe.

El Día de la Iglesia Evangélica le regaló momentos inusuales a la capital alemana: los visitantes y los habitantes permanecieron en silencio durante un minuto en memoria de las personas que, huyendo de sus países natales, han perdido sus vidas en el Mediterráneo. Asimismo, se rieron de los aspectos más simpáticos de la mentalidad alemana junto a refugiados y celebraron la eucaristía en lugares históricos cargados de experiencias traumáticas, como la antigua franja de la muerte junto al el muro, o la iglesia de Breitscheidplatz.

Lea también:

La tragedia pasa, el trauma queda

Berlín, el día después de Breitscheidplatz

Oración y debate

"La fe y la política están unidas. El Día de la Iglesia Evangélica lo ha confirmado", dijo Ellen Ueberschär, secretaria general de la reunión protestante, que esta vez también está marcada por el quincentenario de la Reforma. "El mundo puede estar fuera de lugar, pero los feligreses han demostrado su capacidad de razonar por sí mismos", agregó.

El Día de la Iglesia Evangélica también fue escenario para que algunos políticos se acercaran a los micrófonos. El presidente alemán Frank-Walter Steinmeier, el ministro de Asuntos Exteriores Sigmar Gabriel, el ministro del Interior Thomas de Maizière, el ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble, el candidato presidencial del partido socialdemócrata Martin Schulz, la canciller Angela Merkel y el expresidente estadounidense Barack Obama fueron algunas de las figuras que ofrecieron discursos.

Deutschland 36. Evangelischer Kirchentag - Wittenberg (picture alliance/dpa/S. Willnow)

Woodstock en Wittenberg: noche ecuménica de luces con decenas de miles de fieles

Los políticos que profesan su fe son un sello distintivo del Día de la Iglesia Evangélica. Los ministros, que no solo hablaron sobre guerra y paz, justicia social e integración, sino que también, durante estudios bíblicos, interpretaron historias del Antiguo y Nuevo Testamento, atrajeron a miles de visitantes.

Lea también:

Martin Lutero: 95 tesoros y 95 personajes

¿Llegó la Reforma luterana a América Latina?

Muralla religiosa

La fe y la política están unidas. Este mensaje tradicional del encuentro protestante tomó, en esta edición, una nueva dimensión, pues no solo son los políticos los que asumen responsabilidades, sino que por primera vez también son cada vez más los líderes religiosos de dísimiles denominaciones quienes las asumen. Y esta responsabilidad se siente en todas partes en Berlín.

Parece como si la ciudad experimentara su "caída del muro" religiosa. "No más crímenes en nombre de la religión y a expensas de los débiles", demandó el jeque Ahmad al-Tayyeb, imán de la mezquita al-Azhar en El Cairo, en un debate con el ministro del Interior de Maizière sobre la tolerancia. El imán sorprendió a los oyentes al describir los proyectos sobre la prevención del terrorismo de la Universidad al-Azhar de El Cairo.

"La Reforma no ha llevado a la tolerancia, sino la idea de que no se puede anular", dijo el ministro del Interior Thomas de Maizière. "La globalización tampoco puede ser revertida: las religiones no pueden escapar de su responsabilidad común por la paz", agregó.

Berlin Kirchentag 2017 Dr. Thomas de Maiziere und Sheikh Ahmad Masaa al-Tayyeb (picture-alliance/Citypress24)

Responsabilidad de las religiones por la paz: el jeque al-Tayyeb y el ministro del Interior de Maizière discutieron sobre tolerancia

Anhelo de encuentro

La presidenta del Día de la Iglesia Evangélica, Christina Aus der Au, expresó lo que considera el mensaje central de la reunión, a la que asistieron más de 100.000 personas en Berlín y Wittenberg. "En el mundo globalizado, las religiones ya no pueden evitarse mutuamente", aclaró Aus der Au. "Los creyentes tienen que hablar más en conjunto en lugar de uno encima del otro. El Día de la Iglesia Evangélica contribuye con su encuentro cristiano-musulmán".

Argumentar en vez de blasfemar, soportar en lugar de gritar, construir en lugar de destruir: el Día de la Iglesia Evangélica se caracteriza por el anhelo de encuentro, de proyectos exitosos y confesiones personales.

No solo los cristianos discuten entre sí, como en la acalorada discusión entre el obispo evangélico de Berlín, Markus Dröge, y Anette Schultner, vocera federal de "cristianos en el AfD" (el partido populista de la extrema derecha alemana).

También las asociaciones musulmanas y los refugiados encontraron un foro para sus debates. Por ejemplo, en el cabaret musulmán del grupo "Comedia rebelde", los migrantes parodiaron su propia discriminación. Su éxito demostró que el multiculturalismo funciona.

Al final, Christina Aus der Au elogió el buen balance del evento: "Fue un Día de la Iglesia Evangélica contra el miedo. Estamos contentos y agradecidos de haberlo podido experimentar pacíficamente. No nos hemos dejado intimidar y nos hemos podido reunir en libertad", concluyó.

DW recomienda