1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

“Berlín demostró que los muros no funcionan”

En la obra del artista urbano mexicano Said Dokins se mezclan el mensaje político del grafiti, la estética de la caligrafía y el efecto del arte lumínico. También en Alemania ha dejado su impronta.

Inspirado por los movimientos sociales en México y los grafiteros en Estados Unidos, el mexicano Said Dokins decidió llevar su mensaje al espacio público. Bajo la influencia de muralistas como Daniel Manrique, del colectivo Tepito Arte Acá, desarrolló un lenguaje artístico urbano a partir del grafiti.  

Lea también:

-México, Alemania y la recuperación de la memoria

-“La cantidad de desaparecidos en México es surrealista”

Dokins define el espacio público como un "campo de batalla” donde todos se posicionan e interactúan. "No me considero el típico artista de caballete, ensimismado en su mundo individual, me interesa esa interacción de lo público. Cuando haces algo en la calle, es de todos, se convierte en dominio público, la gente puede ver, juzgar y participar en lo que haces", dice en entrevista con DW.

El artista urbano Said Dokins.

El artista urbano Said Dokins.

Su estilo se nutre del arte urbano de Nueva York y Los Ángeles, así como de la caligrafía medieval y japonesa. El llamado caligrafiti se ha convertido en su signo distintivo. Con él, plasma mensajes de índole filosófica, social y política en fachadas y muros alrededor del mundo. 

Para Said Dokins, los muros y la arquitectura en general representan la norma establecida, mientras que el grafiti intenta suspender esa normatividad. "Yo creo que no deberían existir fronteras", dice en alusión al muro que el presidente Donald Trump pretende construir en la frontera entre México y Estados Unidos. "Es vergonzoso que en la actualidad, después de más de 25 años de que derribaran el Muro de Berlín, aún se crea que los muros funcionen. Esta más que demostrado que no funcionan."

Grafiti de Said Dokins en la valle fronteriza entre México y Estados Unidos.

Grafiti de Said Dokins en la valle fronteriza entre México y Estados Unidos.

Las huellas de la reunificación alemana 

Las ciudades que han sido protagonistas de los grandes cambios históricos están en el centro de su trabajo. De ahí que en 2016 realizara una gira por Alemania, en el marco del proyecto El texto oculto (Die verborgene Schrift).

Mural del proyecto de arte urbano en Halle.

Mural del proyecto de arte urbano en Halle.

"Me invitaron a un proyecto de recuperación de espacio público a través del arte urbano en la ciudad de Halle. Después de la caída del Muro de Berlín algunos espacios del este de Alemania quedaron casi vacíos. Eso me sorprendió mucho porque mientras allá hay espacios abandonados, aquí el hacinamiento es brutal", cuenta vía telefónica.  

Junto con el fotógrafo Leonardo Luna, Said Dokins creó grafitis de luz, que le permiten apropiarse de un espacio desde otra óptica: "Actuamos en el aire, capturando lo invisible. Mediante estas caligrafías de luz he logrado separar simbólicamente el grafiti del muro y dejarlo retenido en el espacio". La Puerta de Brandeburgo fue uno de esos espacios míticos que inspiraron su trabajo.

El proyecto en tierras germanas también lo llevó a Dresde, donde reescenificó la iglesia Frauenkirche, símbolo de la reconstrucción de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial. La pieza se llama El poder de la gente y habla de las personas que se organizaron después de la guerra para reconstruir ese lugar.  

Ayotzinapa y los desaparecidos de México

"Creo que la memoria sólo puede ser activada a través de los objetos; lo demás son sólo recuerdos", sostiene el artista visual mexicano. En 2015, Dokins recibió el Premio Iberoamericano Cortes de Cádiz de Creación Contemporánea Juan Luis Vasallo por una de sus obras creada precisamente para activar la memoria: una instalación titulada Apariciones

Instalación Apariciones, de Said Dokins.

Instalación "Apariciones", de Said Dokins.

Esta está compuesta por 580 tiras de metacrilato traslúcido, que forman a su vez un espiral circular en forma de cono invertido. En cada tira están inscritos con tinta de seguridad, que solo se activa con rayos ultravioleta, y en caligrafía los nombres de desaparecidos políticos en México de 1972 a 1998, según el registro del Comité Eureka (Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos de México) e H.I.J.O.S (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio). La inscripción aparece y desaparece conforme la intensidad de los rayos UV que está controlada mediante un mecanismo.

"Apariciones es en primera instancia un homenaje a los luchadores sociales, al tiempo que aborda la idea de visibilidad y ocultamiento. Busca reflexionar sobre los mecanismos de desaparición forzada de personas como terrorismo de Estado, contra la memoria de los luchadores sociales", explica.

Said Dokins también destaca el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos en septiembre de 2014, para recordar que las desapariciones forzadas siguen siendo un fenómeno extendido en México: "Vivimos una crisis cada vez más fuerte. El caso de Ayotzinapa es muy importante porque puso el tema de las desapariciones en un nivel internacional. El Estado siempre ha intentado ocultarlo".

Autora: Viola Traeder (DZC)

DW recomienda