1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Secciones

Bandera gay ondea en estadio de fútbol alemán

Un club de fútbol alemán, el St. Pauli, es el primero en el mundo en colocar una bandera gay en su estadio en señal de apoyo al colectivo homosexual.

Para luchar contra la homofobia y la discriminación, el club de fútbol St. Pauli, de Hamburgo, que juega actualmente en la segunda división alemana, hace ondear la bandera del orgullo gay en su estadio, en el corazón de la ciudad.

Desde el 11 de julio ondea de forma oficial sobre las gradas del estadio Millerntor la bandera del arco iris que representa a la comunidad LGTB. Y es parte ya de los símbolos del club junto con sus dos banderas tradicionales.

"Esto es un signo visible que para el club de fútbol St. Pauli la homofobia es inaceptable y estamos trabajando en este tema ", dijo Gernot Stenger, vicepresidente del club en la página oficial.

Dirk Brüllau, aficionado homosexual del St. Pauli, calificó el acto de "avance cualitativo para el mundo del fútbol".

Nadie tiene nada que temer

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó que los futbolistas con preferencias diferentes a las heterosexuales no deberían preocuparse por revelar públicamente su identidad sexual: “cualquier persona que tenga el coraje y la fuerza para mostrar su identidad debe saber que vive en un país en el que no tiene nada que temer”, dijo Merkel durante la campaña “Sigue tu propio camino”.

A pesar de los logros a favor de los derechos de los homosexuales, el ámbito del fútbol continúa siendo conservador. Un jugador anónimo de la Bundesliga bajo el seudónimo de Fluter ha declarado “el precio que debo pagar por vivir mi sueño de jugar al fútbol es muy alto. Tengo que ocultar mi identidad sexual todos los días”.

Aficionados multicolores

Fußball 2.Bundesliga: FC St. Pauli - FC Augsburg 12.04.2010

La bandera de los "piratas del Elba": los fans del St. Pauli.

El St. Pauli, símbolo del punk y las subculturas, es uno de los pocos clubes que abiertamente ha declarado sus ideales antifascistas, antirracistas, antisexistas y antihomofóbicos. Su expresidente Corny Littman reconoció abiertamente su homosexualidad en el mundo del fútbol en tiempos más conservadores.

Los famosos “piratas del Elba”, como se llama a los fans del St. Pauli, hacen un culto de su bandera con una calavera. Sus colores son marrón y blanco, pero ahora también se enorgullecen de la bandera multicolor que ondea en el estadio.

La fiel hinchada del segundo equipo de Hamburgo se manifiesta a favor de la igualdad en relación con la identidad sexual y contra la discriminación y marginación de las personas homosexuales. ¿Qué piensa usted?, ¿cree que en su país puede ser posible algo similar?

Autora: Mónica Vázquez
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda