Matrimonio homosexual en Francia: la resistencia militante | Sociedad | DW | 28.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Matrimonio homosexual en Francia: la resistencia militante

La aprobación del matrimonio gay en Francia sigue provocando manifestaciones en las calles de París. A pesar de ello, expertos alemanes afirman que se trata solo de la voz de una minoría bien organizada.

“Los niños necesitan un padre y una madre”. Este tipo de mensajes se pudieron ver en los carteles de muchos de los 150.000 manifestantes que se reunieron en una protesta en París el domingo 26 de mayo de 2013 contra el matrimonio gay. A pesar de tener un comienzo pacífico, la masiva protesta acabó con conflictos entre manifestantes y cuerpos de seguridad. Hubo más de 30 heridos, y 300 personas fueron detenidas.

Tras meses de intensos debates y manifestaciones, el 18 de mayo se aprobó finalmente en Francia la ley que permite a parejas homosexuales casarse oficialmente y adoptar hijos. Las protestas contra esta medida todavía continúan.

¿La voz de una minoría?

Dr. Stefan Seidendorf

Stefan Seidendorf: "Las protestas en Francia no reflejan la opinión de la mayoría."

A pesar del número de participantes, el politólogo Stefan Seidendorf, del Instituto Germano-francés en Luisburgo tiene la impresión de que estas protestas no reflejan la opinión de la mayoría de la población francesa. “El presidente Hollande siempre supo que tenía la mayoría a su favor, lo que significa que los manifestantes son solo una minoría bien organizada”, dice Seidendorf en entrevista con DW. Un grupo formado por varios frentes, según el experto. Por ejemplo, círculos católicos y ciudadanos que no están concretamente en contra del matrimonio gay, sino que se sienten insatisfechos por la política de Hollande. “Además, hemos observado también manifestantes de la derecha popular, extrema derecha y también algún grupo claramente neofascista”, explica Seidendorf.

El político alemán de la Unión Cristiano-Demócrata (CDU) y parlamentario Jens Spahn también está convencido de que la mayoría de los franceses apoyan la nueva reforma legislativa. Spahn tiene experiencia en la lucha por la igualdad de derechos para matrimonios homosexuales: él mismo llevó a cabo su propia campaña contra los líderes de su propio partido.

Aprovechando la coyuntura...

Jens Spahn CDU

Según Jens Spahn, en las protestas se esconde el descontento de la población con otros temas políticos.

Spahn ve en las protestas contra el matrimonio gay en Francia un tema simbólico de la discrepancia entre el gobierno y la oposición, en el que se incluyen críticas a la Unión Europea y el fondo de rescate del euro. Carteles que rezaban mensajes como “Francia es de los franceses” muestran, según el político de la CDU que bajo el gran paraguas del matrimonio homosexual se resguardan también un buen número de grupos de protesta diferentes.

En opinión de Seidendorf, estas protestas no durarán mucho. El matrimonio homosexual no es un tema que pueda causar controversia social a largo plazo, según el politólogo. Además, añade, muchos conservadores acabarán echándose atrás para no ser confundidos con extremistas de derecha, y la Iglesia tampoco avivará el conflicto abiertamente en un país laico como Francia. Tanto la movilización como las connotaciones políticas son “rechazadas por una gran parte de la comunidad católica, y también por parte del Episcopado”.

Un debate más silencioso, pero persistente

Paris Demonstration für Homo-Ehe

Las protestas en Francia continúan.

En Alemania, el tema de la igualdad de parejas homosexuales también se debate públicamente, pero en general nadie se echa a la calle en contra de la igualdad de derechos. Para Stefan Seidendorf, ello tiene motivos claramente políticos: “No tenemos la misma situación que en Francia, donde se votó por este derecho civil, donde la población se encuentra en una crisis de identidad y a menudo se decantan por la derecha populista”.

A pesar de todo, el tema sigue siendo recurrente en la esfera política alemana. Las parejas homosexuales no pueden casarse en Alemania, pero desde 2001 tienen la posibilidad de registrase como pareja de hecho. Hasta hace poco, la CDU se negaba a posicionarse contra una reforma fiscal en un sistema que beneficia claramente a las parejas heterosexuales. Al miembro de la CDU Jens Spahn, esto no le preocupa demasiado: en las próximas semanas, el Tribunal Constitucional pronunciará un veredicto al respecto. Él hubiera preferido que el partido hubiera solucionado el problema activamente, pero “la dirección del proceso es clara: se apoyará la igualdad de derechos, y después nosotros lo implementaremos rápidamente.”

Autor: Günther Birkenstock / LAB
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda