1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Banco Mundial: bonos para refugiados

Los nuevos tiempos exigen nuevas medidas, dice el Banco Mundial. Con un instrumento de crédito quiere ahora juntar dinero para mejorar la situación en países que acogen a refugiados.

En el mundo hay actualmente más de 60 millones de refugiados. La gran mayoría de ellos se concentran en pocos países, generalmente próximos al país del que huyeron. “Nosotros albergamos a 1,7 millones de refugiados y tenemos una población total de cuatro millones de habitantes. Es como si toda la población de México se refugiara en Estados Unidos”, dice Alain Bifani, director general del Ministerio de Hacienda del Líbano.

Países como el Líbano, Jordania, Turquía e Irak dependen hasta ahora del apoyo de la ONU. En septiembre de este año, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, informó alarmada que el dinero ya no alcanza.

También la FAO, la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura, dice que tiene pocos recursos y que debió cancelar la ayuda alimentaria para unos 330.000 refugiados en Jordania.

Bonos con garantía

Ahora reaccionó el Banco Mundial y está elaborando planes junto con la ONU para solucionar el problema. A efectos de juntar más capital destinado a mejorar la situación de los refugiados propone recurrir a nuevos instrumentos de financiación.

La estratega está basada en dos pilares. El primero es que los países industrializados pongan más dinero directamente a disposición de los países que acogen el mayor número de refugiados. El segundo, y esto es nuevo, es que los países industrializados garanticen bonos que podrían ser emitidos por el Banco Mundial y el Banco Islámico de Desarrollo.

El dinero así juntado fluiría hacia las regiones en crisis. Los empréstitos, ya bautizados como “bonos para refugiados”, observarán también el derecho islámico, es decir, no devengarán intereses.

Propuestas en febrero

Hasta ahora poco se sabe de la forma concreta que adquirirán los bonos. Eva Youkhana, experta en migraciones del Centro de Investigaciones sobre el Desarrollo, en Bonn, es escéptica: “Es un instrumento para juntar dinero rápidamente, pero no sé si el mercado es lo adecuado para reaccionar a crisis humanitarias”.

Un grupo de trabajo elaborará propuestas hasta febrero de 2016. Poco claro está todavía quién emitirá los bonos y quién los podrá comprar.

“No puede haber incentivos para especular con los bonos, en vista de la situación de emergencia”, dice Youkhana. “En tanto no esté claro bajo qué condiciones serán emitidos y quién participa, todo el proyecto me parece estar hasta ahora poco pensado”, concluye.