Atentado del ELN a oleoducto ″no contribuye al diálogo″ | América Latina | DW | 05.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Atentado del ELN a oleoducto "no contribuye al diálogo"

Un reciente atentado realizado por la guerrilla del ELN contra un tramo de un oleoducto en el noreste de Colombia fue rechazado por el Gobierno, que aspira a iniciar dialogos de paz.

DW recomienda

El ataque con explosivos se registró en las últimas horas del domingo local (4.09.2016), en jurisdicción del municipio de Tibú, ubicado a 474 kilómetros al noreste de Bogotá, cuando presuntos miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) activaron una carga que generó el derramamiento de crudo en un afluente de agua cercano.

Tras conocer el ataque, que se suma a uno reportado el pasado viernes en una carretera de esa región limítrofe con Venezuela, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, consideró que "atentados como los de hoy no contribuyen a generar un clima de diálogo y conversación".

"Es importante llegar a un acuerdo definitivo con el ELN. El Gobierno tiene toda la disposición política para hacerlo pero el ELN tiene que entender que si persiste en el secuestro de colombianos y las acciones violentas va a ser muy difícil comenzar esta mesa de negociaciones" que ese grupo intenta iniciar desde el año pasado con el Ejecutivo, agregó.

Plan de contingencia ambiental

Por su parte, la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol) activó un plan de contingencia para evitar el derrame de crudo en la zona con la presencia de operarios que, con la protección del Ejército, ya trabajan en la reparación del tubo e instalaron sacos de arena para evitar una emergencia ambiental.

El Gobierno y el ELN anunciaron en marzo pasado que sus contactos informales iniciados en 2014 habían culminado y que estaba próximo a empezar un proceso de paz en Ecuador similar al que se cerrará el 26 de septiembre con las FARC tras casi cuatro años de diálogos.

Sin embargo, el Gobierno condicionó el inicio de las negociaciones a la liberación de todos los secuestrados que el ELN tiene en su poder, que serían alrededor de diez, según los organismos de seguridad. El ELN rechazó la exigencia del Gobierno y aseguró que "la condición que el presidente Santos impuso al proceso de diálogo se ha convertido en un impedimento para la paz".

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el ELN, con alrededor de 8.000 y 2.000 miembros, respectivamente, surgieron casi al mismo tiempo en 1964.

RML (dpa, efe, kna)

DW recomienda