Argentina y Reino Unido conmemoran Guerra de Malvinas | Política | DW | 02.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Argentina y Reino Unido conmemoran Guerra de Malvinas

Ambos países mantienen las tensiones. De "enclave colonial" habló la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner. Al derecho a decidir de los residentes de las islas se refirió el primer ministro británico.

Cristina Fernández

Cristina Fernández

Argentina conmemoró el 30 aniversario de la guerra por las Islas Malvinas con diversos actos en todo el país, en los que se recordó a los soldados caídos en el combate y se insistió en el reclamo de soberanía sobre el archipiélago que es gobernado por el Reino Unido desde 1833. Organizaciones sociales y partidos políticos de izquierda marcharon a la Embajada británica en Buenos Aires para reclamar por la soberanía y, en medio de incidentes menores, repudiaron al gobierno inglés.

Al encabezar en la sureña ciudad de Ushuaia el acto central en conmemoración de los 30 años de la guerra de Malvinas, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, sostuvo que "es una injusticia que en pleno siglo XXI haya un enclave colonial" en las Islas Malvinas y reiteró sus quejas porque el Reino Unido está "depredando" recursos en el archipiélago.

La jefa de Estado sudamericana reivindicó la política de su gobierno e insistió en una serie de reclamos. "Resulta absurdo" reclamar como propio el territorio de las islas, afirmó la mandataria, tras recordar que "integran la plataforma marítima de la Argentina".

"Vivir en paz"

Fernández de Kirchner negó que Argentina no quiera "respetar los intereses de los isleños" de Malvinas y aseguró que hay que "vivir en paz con ellos". "Pocos países en el mundo tienen la libertad migratoria que tiene la República Argentina. ¿Cómo no vamos a respetar los intereses de los isleños? Queremos vivir en paz con ellos", dijo.

La presidenta instó a Reino Unido a mantener "una zona desmilitarizada" en el Atlántico Sur y reclamó "justicia" para la región frente a los reclamos de soberanía que postula la Argentina sobre las Islas Malvinas. "Malvinas ha pasado a ser una causa de todos los países de la Unasur", señaló. "No queremos tambores de guerra ni cascos de guerra, solo la de los trabajadores; pedimos más trabajo para que haya más inclusión. Jamás habrá seguridad internacional hasta que cada uno de los países que integran Naciones Unidas respeten cada una de sus resoluciones", dijo la jefa de Estado tras indicar que "las guerras traen dolor, atraso y odio".

Fernández de Kirchner señaló que "no fue una decisión del pueblo argentino" la de ir a la guerra el 2 de abril de 1982. "Tampoco teníamos libertad los argentinos", dijo, en referencia a que el país era gobernado por la última dictadura militar (1976-1983).

Al otro lado del Atlántico

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, renovó la disposición de su gobierno a proteger esas islas ubicadas en el Atlántico sur, y que los isleños, subordinados a la corona británica, llaman Falkland. Políticos y veteranos de la guerra recordaron en Londres a las víctimas del conflicto, en el que murieron 649 soldados del Ejército argentino y 250 del británico tras la ofensiva que emprendió el entonces Gobierno militar de Argentina el 2 de abril de 1982.

Reino Unido respeta el derecho a decidir de los 3.000 residentes en las islas Falkland (como se conocen en inglés a las Malvinas), se afirma en un comunicado de Downing Street. "Ese es el principio que hace 30 años se puso en juego", se afirma en el comunicado de Cameron, quien aseguró que seguirá siendo fiel a ese principio. La mayoría de los residentes en las islas están a favor de seguir bajo la corona británica.

El ministro de Defensa, Philip Hammond, rechazó las críticas de algunos militares en su país de que Reino Unido no podría en la actualidad defenderse de un ataque argentino. Dijo que carecía de fundamento afirmar que Argentina estuviese sopesando opción militar alguna. No obstante, continuó Hammond, Reino Unido está preparado para toda eventualidad.

También el jefe de las fuerzas armadas británicas, el comandante Stuart Peach, explicó a la televisión que las fuerzas de su país en las islas están "fácilmente" en la situación de defender a las Falkland. En la base de Puerto Stanley hay actualmente alrededor de 1.000 soldados británicos. En el momento de la ocupación argentina hace 30 años había mucho menos.

Fuente: dpa

Editora: Rosa Muñoz Lima

DW recomienda