1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Argentina: ¿hay “bicicleta financiera”?

En la Argentina aparentemente se pueden obtener pingües beneficios con deuda del Estado a corto plazo y prácticamente sin riesgos. Es lo que se llama la “bicicleta financiera”. ¿Es realmente así?, ¿y por qué?

En Argentina, el Banco Central (BCRA) está vendiendo letras en pesos (lebacs) con un rendimiento de alrededor del 25% anual. A primera vista, vale la pena pasar dólares, que rinden un 1,5 por ciento anual de interés, a pesos, con los que se obtiene un beneficio del 25% anual y luego de un tiempo, cambiar nuevamente los pesos a dólares. Es lo que, en inglés, se llama "carry trade”.

El talón de Aquiles: el tipo de cambio

Pero hay un detalle: el inversionista no sabe a qué tipo de cambio podrá cambiar en un futuro los pesos nuevamente a dólares. En diciembre del año pasado, un dólar costaba 16 pesos; hoy está costando unos, 17 y para fin de año puede llegar a 18 o 20. Nadie lo sabe.

Nicolás Cachanovsky, economista argentino, profesor en la Metropolitan State University, Denver, dice: "La devaluación del tipo de cambio oficial entre mayo 2016 y mayo 2017 fue del 4,6%, significativamente por debajo de la tasa de interés nominal del mercado. Esto quiere decir que los intereses que se pueden obtener en el mercado financiero argentino le 'ganan' hoy efectivamente a la devaluación del peso”.

Más información:

Argentina: ajuste en la cuerda floja

Economía argentina: diez problemas centrales

¿Escándalo en los pedales?

¿Por cuánto le ganan a la devaluación del peso? Diversos medios internacionales afirman que tiene lugar una "escandalosa bicicleta financiera”, una "fiesta financiera para muy pocos”, que "caracteriza al Gobierno de Macri”. ¿Es para tanto? "Durante muchos meses se ha dado la combinación de un dólar relativamente barato, tasas domésticas altas y en alza y deuda creciente, dice el economista Fabio Rodríguez, de la asesoría M&R Asociados, Buenos Aires. Pero de eso no se puede concluirse ni que 'sea escandaloso' ni que tenga vigencia bajo cualquier circunstancia, ni en todo momento".

Y agrega: "Una estrategia de 'carry trade' exitosa depende absolutamente del timing y de los precios de entrada en pesos (tasa de interés y dólar al inicio), de las tasas a las que se va renovando y del tipo de cambio de salida. De ninguna manera es un negocio con ganancias seguras, y tampoco es aconsejable para el inversor no sofisticado”.

Argentinien Mauricio Macri Wirtschafts- und Investment-Forum in Buenos Aires (Getty Images/AFP/E. Abramovich)

Mauricio Macri: ¿cómo bajar la inflación y no recortar demasiado el gasto al mismo tiempo?

El tipo de cambio subió más de 8 % en los últimos dos meses. Esto borró de un plumazo las ganancias calculadas sobre el dólar de quienes entraron a realizar inversiones en lebacs desde marzo de 2017 hasta el momento. Sin embargo, dice Fabio Rodríguez, "quien entró por ejemplo en enero de 2017 y fue renovando sus vencimientos mes a mes aún hoy podría retirarse y realizar ganancias en dólares, también, por supuesto quienes entraron por ejemplo un año atrás y permanecieron renovando todo el tiempo su inversión”.

Objetivo primario: reducir la inflación

"Las lebacs se utilizan para aspirar pesos del mercado que exceden la demanda por parte del público y son emitidos debido a que el BCRA compra dólares al sector público por su endeudamiento”, dice Fabio Rodríguez.

¿Cuán realista es esa estrategia? "Actualmente el Banco Central está intercambiando una menor inflación presente a cambio de una mayor inflación futura”, advierte, por su parte, Cachanovsky.

Para Fabio Rodríguez, "por el momento hay una dinámica divergente en tanto el stock de lebacs no ha parado de subir y por ende la carga de intereses es cada vez más voluminosa”. Esa estrategia del BCRA para reducir la inflación "será exitosa o no "dependiendo de lo que hace el sector público con su déficit y de cómo lo financie”.

Problema central: el alto déficit fiscal

"El problema central es que sigue habiendo un alto déficit fiscal. El Tesoro emite bonos en dólares para financiar el déficit fiscal y le vende esos dólares al Banco Central a cambio de pesos”, dice Cachanovsky. Para no alentar la inflación por una mayor circulación de efectivo, el BCRA emite sus propios bonos, las lebacs, con lo cual "se genera el doble de deuda: por un lado, el Tesoro se endeuda, y luego el Banco Central se endeuda para retirar pesos del mercado”.

Fabio Rodríguez agrega: "El déficit tiene que bajar y el tesoro nacional se tiene que financiar en mayor medida en nuestra moneda y a tasas más bajas, lo que a su vez requiere que se afiance más la reducción de la inflación”.

El equilibrio en la bicicleta

La estrategia tiene sus riesgos. "En algún momento, las lebacs se cancelarán, lo cual implica una expansión del circulante. Este aumento de circulante equivale al valor inicial más los intereses acumulados. No se conoce hasta el momento una clara estrategia de salida de esta situación que vaya a disminuir la potencial inflación futura”, subraya Cachanovsky.

La alternativa sería una abrupta reducción del gasto público, con lo cual bajaría automáticamente también el déficit fiscal. Pero el Gobierno ha optado por un gradualismo en el ajuste de la situación financiera heredada, porque los costos políticos y sociales de un ajuste repentino serían devastadores. O sea, que está transitando por una "cuerda floja”, en medio de una situación en la que, probablemente, no exista una solución ideal.

DW recomienda