1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Archivos submarinos

Científicos alemanes impulsan la esclerocronología de los moluscos, ciencia que promete revelar muchos secretos de nuestro planeta.

default

Los moluscos, archivo climático y geológico.

Los moluscos guardan en sí mismos un archivo histórico del clima. En sus conchas se van acumulando, con el paso de los años, residuos de las sustancias con las que se alimentan los moluscos; también, involuntariamente, muestras de sedimento que ilustran los cambios en la temperatura de los mares, o incluso restos que da cuenta del grado de contaminación en distintas épocas.

Moluscos por todas partes


La varidad de moluscos en el mundo es inmensa. Los hay en mares de los polos, en el Ecuador, en ríos y en el mar profundo. Su estudio apenas se encuentra en una fase preliminar, pero ya ha dado lugar a una especialidad científica: la esclerocronología de los moluscos.


"Los moluscos están por todas partes y nos proporcionan, de acuerdo a su lugar de origen, informaciones muy importantes sobre erupciones volcánicas o huracanes, pero también sobre las costumbres de pueblos antiguos", dice El Dr. Bernd Schöne, quien dirige el departamento de Paleontología Aplicada y analítica en la Universidad Johannes Gutenberg, de Frankfurt.

DW-WORLD Muschel

La esclerocronología de los moluscos, una ciencia naciente.


Un molusco especialmente estimado por los investigadores que trabajan con Schöne es la especie Arctica islandica que habita en el Atlántico norte, en profundidades de entre 20 y 400 metros. Hace tiempo, la explotación exagerada consumía hasta 12.000 toneladas anuales de este molusco, para abastecer el mercado de Estados Unidos y Japón.

Especie longeva


Hoy apenas subsisten algunas colonias pequeñas de esta especie, en el Mar del Norte. Otra causa de que el molusco caso se extinguiera fue su longevidad: los individuos de la especie pueden vivir hasta 400 años.


"La Arctica islandica arroja en sus conchas un registro extremadamente preciso a largo plazo, sobre la transformación del medio ambiente y en el mar", dice Schöne. El científico pudo comprobar que en la sconchas de estos moluscos se encontraban elementos relacionados con la llamada "corriente de Noruega", motor climatico del hemisferio norte.


Schöne espera determinar, con ayuda de los moluscos, cuánto ha crecido la presencia de dióxido de carbono en los océanos y en qué proporción ello ha sido causado por la utilización de combustibles fósiles.

Preciso reloj biológico

En el laboratorio de paleontología donde trabaja el científico alemán es también una "granja" donde se cultivan moluscos. Se toma una fotografía de cada ejemplar en intervalos de 15 segundos. "Con esto queremos comprobar si es que los moluscos, somo se sospecha, tiene una especie de reloj biológico", señala Schöne.


Algunas especies duermen solamente ocho horas, según se piensa. Pero más importante que ello es el hecho de que, al parecer, los ciclos de descanso y vigilia se suceden con gran precisión.


Si Schöner y su equipo están en lo cierto, los moluscos aún tienen mucho por revelar,y no solamente en lo que atañe a su especie, sino a fenómenos presentes en todo el planeta, desde hace siglos.

DW recomienda