1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Zuckerberg: “El odio no tiene cabida en Facebook”

En Berlín se celebró el primer “Town Hall” de Facebook. Mark Zuckerberg contestó las preguntas de los usuarios. Probablemente fueron pactadas. El controvertido debate continuó después en la red.

Mark Zuckerberg tiene una agenda muy apretada. Llegó a Berlín, salió a hacer jogging y, después de reunirse con el ministro de la Cancillería Altmaier, inauguró el primer “Town Hall” de Facebook.

El fundador y CEO de la conocida red social se subió al escenario para responder a las preguntas de los usuarios. Los mensajes de odio fueron el tema principal de la conversación. El objetivo de este tipo de debates, propios de la política estadounidense, es establecer un diálogo con los internautas. Zuckerberg quiere dirigir el debate sobre el discurso del odio en internet con sus seguidores. En Alemania, el ministro de Justicia Heiko Maas instó a la compañía a eliminar rápidamente este tipo de mensajes.

En la sala de estar con Mark Zuckerberg

Formal-informal, así se podría describir el formato elegido por el estadounidense. Ante una audiencia de cerca de 3.000 personas, el fundador de Facebook contestó a todo tipo de preguntas. La naturaleza de muchas de las cuestiones preguntadas por los dos moderadores del evento eran de naturaleza personal. “¿Qué significa ser padre?”, "¿Cómo le sentó al perro la llegada del bebé?”. Es probable que el objetivo de estas preguntas banales fuera llevar la conversación a un tono más personal. Muchos internautas, sin embargo, se preguntaban en twitter cómo alguien podía perder un tiempo tan valioso con un personaje del interés de Zuckerberg haciendo preguntas irrelevantes sobre perros.

Bajo el hashtag #Zuckerberg, el debate en twitter se convirtió rápidamente en trending topic.

Filtrar los mensajes de odio

A pesar de que estaba previsto que fuera el tema central del debate, no estuvo tan presente en la discusión. A una de las pocas preguntas claras acerca de los mensajes de odio Zuckerberg contestó como un político, a la defensiva: “Los mensajes de odio no tienen lugar en Facebook. Hasta hace poco no habíamos hecho un buen trabajo en Alemania en lo que al tema se refiere”. Zuckerberg describió de la siguiente forma la reacción de los políticos y la sociedad civil alemana ante este tema: Facebook tenía mucho que aprender sobre la cultura y la legislación alemana.

Otra de las preguntas críticas de la audiencia giró en torno al tema de cómo selecciona Facebook los contenidos de sus usuarios. La cuestión central fue si Facebook se ha convertido en un internet privado dentro de internet. Zuckerberg defendió que el denominado “filtro burbuja” (Filterbubble) es un mito. Según el CEO, Facebook ofrece nuevas perspectivas a sus usuarios a través del contenido compartido por otros usuarios.

Deutschland Townhall Q&A mit Mark Zuckerberg in Berlin

Al evento asistieron alrededor de 3.000 personas.

Pero el tema que realmente interesó a los internautas alemanes fue el de la protección de datos. Cuando fue preguntado acerca de si en el futuro Facebook dejará de ser atractivo para los usuarios por este asunto, Zuckerberg contestó muy decidido: “Facebook (…) es una revolución en la vida privada”. Teniendo en cuenta que los usuarios critican con frecuencia los cambios en las condiciones de privacidad, es probable que la respuesta sorprendiera a muchos. Y es que, según Zuckerberg, Facebook protege la esfera privada de los usuarios hacia el exterior y son estos los que deciden quién puede ver sus contenidos.

La propia red social fue muy criticada en el pasado por el almacenamiento y uso que daba de los datos de los usuarios con fines publicitarios. En este tema no entró Zuckerberg. La empresa, sin embargo, ha defendido públicamente cómo protege los datos contra el acceso externo. Zuckerberg, incluso, se mostró solidario recientemente con el CEO de Apple, Tim Cook. Y es que el FBI ha solicitado a la empresa tecnológica la liberación de datos personales delicados. Para llevarlo a cabo sería necesario instalar un software que permita a la agencia federal evaluar los teléfonos de los sospechosos. Hasta ahora, estos datos estaban encriptados.

Más relaciones públicas que debate

Seguro que, al final del evento, muchos asistentes se preguntaron si este primer “Town Hall Meeting” ha sido de verdad un intento real de establecer un diálogo con los usuarios, o simplemente una campaña de marketing inteligente. La decisión más importante acerca de los comentarios de odio ya se tomó en diciembre del año pasado. En el marco de un grupo de trabajo organizado por el Ministerio de Justicia alemán, Facebook acordó formar a sus empleados alemanes en el campo de la legalidad. El objetivo es el siguiente: una vez sean reportados, los mensajes de odio deberán ser borrados en un plazo de 24 horas.


DW recomienda